5 razones por las que el ventilador de tu auto no se apaga

Es posible que haya comenzado a notar que el ventilador de su automóvil no se apaga. Esto puede ocurrir mientras conduce o después de apagar el vehículo. El ventilador del radiador tiene el propósito de enfriar el motor. Pero, ¿por qué no se apaga el ventilador del coche?

Las razones más comunes por las que el ventilador de su automóvil no se apaga son un sensor de temperatura del refrigerante defectuoso que no puede medir la temperatura del refrigerante, un nivel bajo de refrigerante que conduce a un motor más caliente, un termostato defectuoso que está atascado, lo que impide el el refrigerante fluya, lo que da como resultado un motor caliente, un ventilador del radiador defectuoso o un relé del ventilador del radiador defectuoso que mantiene el suministro eléctrico al radiador funcionando constantemente.

[ez-toc]

5 razones por las que el ventilador de tu auto no se apaga

Si el ventilador de su automóvil no se apaga, podría deberse a estas cinco razones más comunes:

1. Sensor de temperatura del refrigerante defectuoso

Un sensor de temperatura del refrigerante es un componente importante para regular la temperatura del motor en los automóviles modernos. El sensor se encuentra en el sistema de enfriamiento interno del automóvil y brinda información esencial sobre las lecturas de temperatura y presión.

El sensor de temperatura del refrigerante contiene un elemento de calefacción interior y una sonda de detección de platino o níquel, que se encuentra dentro de un bolsillo lleno de líquido dentro de la culata. Cuando la temperatura aumenta, el fluido de esta bolsa absorbe el calor del motor, lo que hace que se expanda y presione contra el elemento sensor. Esto activa el envío de una señal de voltaje que le permite monitorear la temperatura del refrigerante con precisión y activa el ventilador del radiador.

El sensor de temperatura del refrigerante es responsable de controlar el ventilador del automóvil. Envía una señal al circuito eléctrico del ventilador cuando el motor se calienta demasiado. Si el sensor no funciona correctamente, no detectará cuándo es necesario enfriar el motor y puede hacer que el ventilador funcione continuamente.

Los sensores de temperatura del refrigerante defectuosos son una de las razones más comunes por las que el ventilador de un automóvil no se apaga. Este mal funcionamiento a menudo ocurre debido al desgaste a largo plazo del sensor, que es responsable de monitorear las temperaturas del refrigerante en el bloque del motor.

Afortunadamente, reemplazar un sensor de temperatura del refrigerante defectuoso es relativamente sencillo cuando lo revisa un mecánico. En este caso, podrán eliminar cualquier refrigerante viejo que aún quede en el sistema. Luego, cambie su sensor actual por un nuevo modelo y restablezca los sistemas de enfriamiento de su automóvil a la normalidad.

2. Bajo nivel de refrigerante

El refrigerante es un elemento importante en el motor de un automóvil, ya que ayuda a mantenerlo funcionando sin problemas y de manera eficiente. El refrigerante ayuda a dispersar el calor de manera más efectiva y evita el sobrecalentamiento, que puede dañar el motor. El nivel de refrigerante en su automóvil debe controlarse regularmente para garantizar que se reponga constantemente.

Si nota que el nivel es bajo, generalmente significa que parte del refrigerante se ha filtrado o se ha evaporado con el tiempo. Cuando el nivel de refrigerante es bajo, el motor no se enfriará correctamente. Esto significa que las otras partes del sistema de enfriamiento deben trabajar más para bajar la temperatura del motor.

Un nivel bajo de refrigerante contribuirá a una temperatura más alta en el motor, lo que significa que el ventilador del radiador trabajará el doble para mantener el motor a una temperatura de trabajo óptima. Esto significa que el ventilador del radiador funcionará mientras conduce el automóvil y es muy probable que permanezca encendido después de que apague el automóvil.

El proceso de agregar refrigerante es bastante sencillo pero también importante para hacerlo bien. Primero, ubique la tapa del radiador y desatorníllela, luego vierta la cantidad necesaria de refrigerante. Si no está seguro de cuánto usar, consulte el manual o busque las especificaciones de su vehículo en línea. Es posible que desee mezclar agua con el refrigerante de acuerdo con las instrucciones del paquete antes de agregarlo para diluir su fuerza.

Una vez que haya agregado la cantidad recomendada de refrigerante, instale la tapa del radiador. Arranque su automóvil y déjelo funcionar hasta que se caliente. Esto asegurará que el refrigerante circule por todo el sistema de enfriamiento y enfríe el motor.

3. Mal termostato

El termostato de su automóvil es un componente esencial para mantener la temperatura dentro de su automóvil. Al controlar la cantidad de líquido que fluye a través de su radiador y motor, evita que su automóvil se sobrecaliente y lo ayuda a mantener una experiencia de conducción cómoda durante todo el año.

El termostato contiene una válvula que se abre cuando la temperatura interna del vehículo alcanza cierto nivel, lo que permite que el refrigerante caliente fluya a través del radiador e informa a la computadora del vehículo que encienda el ventilador del radiador. Esto ayuda a reducir o regular la temperatura del motor para que pueda funcionar a su nivel de rendimiento óptimo.

Cuando la temperatura del motor alcanza cierto punto, el termostato envía una señal a la computadora del vehículo sobre cuándo permitir que el refrigerante fluya a través del sistema y cuándo activar el ventilador de enfriamiento. Los automóviles tienen ventiladores de refrigeración eléctricos que se ponen en marcha si las temperaturas superan los niveles seguros. Este flujo de aire adicional ayuda a evitar que el motor se caliente demasiado en días particularmente calurosos o después de un uso intensivo.

Sin embargo, si el termostato está mal, puede enviar una lectura defectuosa a la computadora del vehículo. La ECU mantendrá el ventilador del radiador funcionando constantemente, incluso cuando se supone que no debe hacerlo.

Ser consciente de cómo funciona el termostato de su automóvil es esencial para garantizar que funcione sin problemas y de manera eficiente.

Para revisar el termostato, busque el rango de temperatura recomendado para el termostato de su vehículo en el manual del propietario. Utilice un termómetro para comprobar la temperatura del motor cuando esté caliente. Podrás sentir el calor proveniente del radiador. Si el motor no alcanza el rango aceptable enumerado en su manual, pero el ventilador del radiador se activa, es una clara señal de que el termostato está mal.

4. Relé del ventilador del radiador defectuoso

Cuando el ventilador del radiador de su automóvil no se apaga, puede ser un problema frustrante que causa un desgaste adicional en su vehículo. Si bien el problema podría deberse a una serie de problemas, el culpable podría ser un relé defectuoso del ventilador del radiador. Un relé es un interruptor electrónico que se utiliza para encender o apagar una gran corriente eléctrica. Estos se utilizan a menudo en vehículos para controlar accesorios de bajo voltaje, como bombas de combustible y faros antiniebla. En el caso del ventilador de su radiador, es probable que el relé en sí esté defectuoso o que su conexión eléctrica se haya corroído o cortado.

Verificar si hay un relé defectuoso en su automóvil puede parecer una tarea desalentadora. Pero, con las herramientas y los conocimientos adecuados, se puede hacer con relativa facilidad. Primero, ubique la caja de fusibles y relés. En la mayoría de los autos, está ubicado en el compartimiento del motor, al lado de la batería. Una vez que lo haya encontrado, inspeccione visualmente y verifique que todas las conexiones estén en su lugar. La tapa de fusibles tendrá un cuadro para cada fusible y relé que explica a qué componente del automóvil suministran energía.

Luego, usando un multímetro u otros probadores de circuitos especializados, pruebe cada conexión para asegurarse de que se recibe la corriente correcta. Si alguna medida no coincide con lo esperado, especialmente si no hay electricidad en algún punto, es probable que el relé haya fallado. Finalmente, una vez que hayas confirmado que está defectuoso, quita el relé viejo y reemplázalo por uno nuevo para restaurar las conexiones eléctricas en todo tu vehículo.

5. Sistema de refrigeración defectuoso

Un ventilador de radiador defectuoso puede ser un problema en cualquier vehículo, independientemente de la marca y el modelo. Si el ventilador de su radiador no se apaga, entonces podría haber algunos posibles culpables. En primer lugar, podría ser tan simple como un fusible roto. Si se interrumpen las conexiones eléctricas que alimentan su ventilador, es posible que el interruptor no pueda hacer contacto con las baterías y enviar las señales correctas.

También puede indicar que el ventilador del radiador está dañado o funciona mal. Por ejemplo, si no se ha mantenido correctamente, es posible que el ventilador se haya deteriorado con el tiempo y haya dejado de funcionar correctamente. Otra posible causa podría ser un fallo en el propio sistema de refrigeración. Si las tuberías no están limpias, se pueden acumular burbujas de aire, lo que impide que el refrigerante circule de manera efectiva. Esto puede causar que se acumule presión dentro del sistema, lo que puede evitar que las piezas se enciendan o se apaguen.

En estos casos, es esencial revisar todos los componentes mecánicos, como mangueras, sensores y válvulas, para identificar cualquier problema que pueda estar impidiendo que el ventilador se apague. En última instancia, diagnosticar por qué el ventilador de su radiador no se apaga requiere conocimiento de los sistemas mecánicos y eléctricos. Por lo tanto, siempre es mejor consultar a un profesional para que su automóvil vuelva a funcionar sin problemas.