¿Por qué sale refrigerante del tanque de desbordamiento?

El sistema de enfriamiento de su automóvil es una de las partes más importantes del vehículo. Ayuda a mantener el motor funcionando a una temperatura constante, sin importar las condiciones en las que esté conduciendo. Si hay un problema con el sistema de enfriamiento, puede causar un daño importante al motor. Un problema común que experimentan las personas es que sale refrigerante del tanque de desbordamiento. En esta publicación de blog, discutiremos seis causas comunes de este problema.

Las causas más comunes por las que sale refrigerante del tanque de desbordamiento son una tapa del tanque de desbordamiento rota, demasiado refrigerante en el sistema, un termostato defectuoso que no se abre y permite que el refrigerante se caliente demasiado, un radiador obstruido, una junta de culata quemada y una bomba de agua defectuosa.

Punto clave

¿Por qué sale refrigerante del tanque de desbordamiento? [6 Common Causes]

  • Tapa del tanque de desbordamiento rota
  • Demasiado refrigerante en el sistema
  • Un termostato defectuoso que hace que el refrigerante se caliente demasiado
  • Radiador obstruido
  • Junta de cabeza soplada
  • Bomba de agua defectuosa

¿Cuál es el propósito de los tanques de desbordamiento?

El propósito de los tanques de desbordamiento de automóviles es proporcionar un espacio de almacenamiento para el refrigerante u otros fluidos del motor que se expanden y contraen debido a los cambios de temperatura. Durante los meses de invierno, los líquidos suelen contraerse más rápidamente que en cualquier otra época del año. Esto significa que los tanques de expansión pueden ser necesarios para evitar que un motor se llene demasiado de líquido y se desborde al suelo o cause daños internos.

El tanque de desbordamiento también evita que los motores se queden demasiado vacíos de líquido al proporcionar una fuente de agua o refrigerante cuando sea necesario. Esta parte del vehículo se encuentra comúnmente en la parte delantera de la mayoría de los automóviles, cerca de la manguera superior del radiador. Actúa como un reservorio que puede atrapar fluido adicional a medida que sube, pero también lo libera cuando la presión aumenta demasiado rápido y se asegura de que todos los niveles de fluido estén uniformes en todo el sistema.

Además, los tanques de desbordamiento de automóviles permiten a los conductores inspeccionar las reservas de líquido de su vehículo sin tener que abrir ninguna línea conectada al sistema de enfriamiento. Suelen ser piezas muy asequibles. Por lo tanto, si su automóvil requiere una reparación del tanque de desbordamiento, asegúrese de obtener uno pronto.

En general, los tanques de desbordamiento de automóviles ofrecen grandes ventajas para los propietarios de automóviles que buscan mantener niveles adecuados de líquido en sus vehículos y evitar problemas potencialmente catastróficos en el futuro.

Tipos de tanques de desbordamiento

Es importante comprender los diferentes tipos de tanques de desbordamiento en los automóviles, ya que esto puede ayudarlo a mantener el sistema de enfriamiento de su automóvil. El tipo más común es un tanque de expansión, que permite que tanto el refrigerante como el aire se expandan en climas cálidos y luego se enfríen. Está conectado al radiador a través de una manguera y, por lo general, tiene un interruptor de bajo nivel que se activa cuando baja el nivel del líquido.

El siguiente tipo de tanque de desbordamiento que se encuentra en los automóviles es el tanque de compensación, que actúa como un amortiguador para evitar que el refrigerante se derrame en otras partes del vehículo. Un beneficio de los tanques de compensación es que permiten que los sistemas con múltiples fuentes de calor compartan refrigerante sin tener que mezclarlo.

Finalmente, también hay tanques de recuperación, que permiten que el refrigerante recircule a través de su sistema de enfriamiento durante el ciclo. Los tanques de recuperación requieren más mantenimiento debido a su contacto constante con el anticongelante y deben revisarse periódicamente para detectar fugas y depósitos. Los tres tipos de tanques de desbordamiento cumplen una función importante para mantener la temperatura adecuada del motor, por lo que comprenderlos puede ayudar a que su automóvil funcione sin problemas.

¿Por qué sale refrigerante del tanque de desbordamiento? [6 Common Causes]

Si ve que sale refrigerante del tanque de desbordamiento, podría deberse a las siguientes seis razones:

1. Tapa del tanque de desbordamiento rota

Si recientemente notó que sale refrigerante del tanque de desbordamiento de su automóvil, podría deberse a una tapa rota del tanque de desbordamiento. Una tapa vieja o defectuosa puede hacer que aumente la presión interna del sistema de enfriamiento y, cuando aumenta demasiado, el refrigerante se expulsará y se escapará del tanque de desbordamiento. Esto puede ser especialmente problemático si su vehículo se calienta rápidamente, ya que tiene menos tiempo para expulsar el exceso de calor, una tapa defectuosa puede provocar un sobrecalentamiento y daños graves en el motor.

Afortunadamente, reemplazar la tapa defectuosa generalmente soluciona este problema de manera rápida y sencilla. Para confirmar si una tapa defectuosa está causando el problema, comience por buscar signos como refrigerante desbordado o humo blanco debajo del capó. Si alguno está presente, se recomienda que un profesional inspeccione y pruebe la tapa antes de simplemente reemplazarla. ¡Hacerlo puede ayudar a garantizar que no desperdicies dinero en reparaciones que en realidad no son necesarias!

Por lo tanto, si le preocupa una posible tapa del tanque de desbordamiento defectuosa, ¡asegúrese de evaluar lo que está sucediendo y tome medidas de inmediato! Si algo parece fuera de lo común o desagradable en términos del rendimiento de su depósito, lo mejor que puede hacer es simplemente reemplazar su parte desgastada antes de que surjan más problemas sin control.

2. Demasiado refrigerante en el sistema

El refrigerante que sale del tanque de desbordamiento es un síntoma común que puede experimentar cuando su sistema de enfriamiento tiene demasiado refrigerante. Un sistema con demasiado refrigerante aumentará la presión en el tanque, provocando una liberación continua de refrigerante líquido en el desbordamiento como un intento de igualar la presión.

El líquido extra también podría empujar la tapa más arriba de lo normal debido al aumento de presión que se puede ver en la inspección. Este síntoma no debe ignorarse y debe atenderse de inmediato por dos razones críticas: primero, si ve demasiado refrigerante en el tanque, significa que algún tipo de problema impidió la expulsión adecuada y es posible que su motor ya esté dañado; segundo, si continúa conduciendo con un tanque de desbordamiento lleno, podría causar daños graves como una fuga en el sistema de enfriamiento o incluso una falla total del motor debido a la pérdida total de refrigerante.

Para rectificar este problema, debe identificar por qué hay demasiado refrigerante en primer lugar, ya sea debido a una mezcla de proporción incorrecta u otra causa subyacente, como una tapa del radiador defectuosa, y arreglarlo antes de que ocurran más daños.

La mayoría de los automóviles pueden contener hasta tres galones de refrigerante en el radiador, sin embargo, ¡no debe llenar el tanque de desbordamiento más del treinta por ciento! De esta manera, se asegurará de que no haya demasiado refrigerante en el sistema.

3. Termostato defectuoso que hace que el refrigerante se caliente demasiado

En la mayoría de los vehículos, el depósito de refrigerante actúa como tanque de gasolina y enfriador de agua. Recoge el refrigerante no utilizado del radiador, lo almacena hasta que se necesita y luego lo envía de vuelta al motor cuando la temperatura sube demasiado.

Si hay algún problema con el sistema de enfriamiento de su vehículo, es posible que note que el tanque de reserva se está desbordando o que se están creando burbujas en el líquido del interior. Esto podría ser una indicación de un problema con su termostato. Si su termostato se atasca, puede hacer que el motor se caliente demasiado, tanto que su automóvil no pueda seguir el ritmo y comience a perder refrigerante en el tanque de desbordamiento.

El termostato de un automóvil juega un papel importante para mantener el motor funcionando a su temperatura óptima. Un termostato es esencialmente una válvula que regula el flujo de líquido desde el radiador hasta el bloque del motor.

Cuando las temperaturas comienzan a subir demasiado, el termostato se abre y permite que el refrigerante fluya hacia el sistema de enfriamiento, que luego baja la temperatura. Por otro lado, si las temperaturas bajan demasiado, el termostato se cerrará y evitará que entre refrigerante, lo que evitará que el agua congelada dañe el motor.

Esencialmente, es esencial que los conductores revisen el termostato de su automóvil de vez en cuando para asegurarse de que su automóvil funcione de la mejor manera y les brinde un viaje cómodo cada vez que se pongan al volante.

4. Radiador obstruido

Muchos propietarios de automóviles han experimentado la frustración de descubrir que el refrigerante está saliendo del tanque de desbordamiento de su vehículo. En muchos casos, esto puede deberse a un radiador obstruido.

Cuando el radiador se obstruye con escombros o deja de funcionar de manera eficiente, no podrá manejar el calor generado por el motor, lo que provocará una acumulación de presión dentro del sistema de enfriamiento. Como resultado, el refrigerante comenzará a filtrarse hacia el tanque de desbordamiento y eventualmente hacia el suelo.

Si nota que su refrigerante se está desbordando, es importante que revise su radiador lo antes posible. Un radiador obstruido puede causar varios problemas que van desde un bajo rendimiento e ineficiencia del motor hasta fallas catastróficas si no se atiende.

Afortunadamente, hay varias cosas que puede hacer para ayudar a prevenir este problema. Esto incluye reemplazar el refrigerante sucio con regularidad e inspeccionar y limpiar otros componentes como termostatos, mangueras y correas de ventilador.

Sin embargo, si es demasiado tarde para la prevención y los bloqueos de radiación ya están presentes, entonces podría ser necesario enjuagar o reemplazar toda la unidad para que su automóvil vuelva a funcionar de manera segura. Entonces, si detecta un exceso de líquido proveniente de su tanque de desbordamiento, no espere más. ¡Tome medidas ahora antes de que surjan problemas mayores!

5. Junta de culata quemada

Cuando se trata de motores sobrecalentados, el refrigerante que sale del tanque de desbordamiento es una señal de que algo anda muy mal. Podría deberse a un radiador agrietado, una bomba de agua débil o incluso una burbuja de aire en el sistema de refrigeración. Pero, en la mayoría de los casos, es una indicación de que la junta de la cabeza se ha quemado.

Una junta de culata quemada puede ser el resultado de un sobrecalentamiento severo cuando se acumula una presión extrema y fuerza la apertura de una o más aberturas en la junta misma. Si bien es posible que no note los signos reveladores de una junta de culata rota de inmediato, como el humo blanco que sale del tubo de escape o las escamas de aceite visibles en el refrigerante, el derrame de refrigerante del tanque de desbordamiento es una señal bastante segura.

Cuando la junta de la cabeza falla, provoca que la presión interna de las altas temperaturas y los gases de combustión creen burbujas en su sistema de enfriamiento, emitiendo pequeños rastros de vapor y causando que el refrigerante hierva y salga burbujeando.

En cualquier caso, si detecta que sale refrigerante del tanque de desbordamiento de su vehículo, es mejor que lo inspeccione un profesional para detectar una posible falla en la junta de la cabeza. ¡Ignorar este síntoma podría ocasionar más daños dentro de su motor y una factura de reparación que costará más de lo necesario!

6. Bomba de agua defectuosa

Con el uso regular, los automóviles encuentran una variedad de problemas que pueden ser difíciles de diagnosticar. En algunos casos, un problema puede estar relacionado con la salida de refrigerante del tanque de desbordamiento. A primera vista, puede parecer que el refrigerante simplemente tiene una fuga. Pero, en realidad, este síntoma podría indicar una bomba de agua defectuosa. A medida que pasa el tiempo, los sellos dentro de la bomba pueden debilitarse y fallar, lo que permite que la presión interna escape del sistema.

Una señal de una bomba de agua envejecida es el líquido que gotea del recipiente de desbordamiento a medida que la presión que crea fuerza la salida del refrigerante. Si la sospecha recae en un problema con la bomba de agua, los mecánicos deberán identificar cualquier componente desgastado o signos de sobrecalentamiento y reemplazarlos en consecuencia.

Con una atención inmediata, los propietarios de automóviles pueden mantener sus viajes en funcionamiento durante muchos años sin enfrentar más complicaciones debido a un mantenimiento insuficiente del sistema de enfriamiento. Para evitar reparaciones costosas y agravaciones adicionales en el futuro, aquellos que se ocupan del refrigerante que sale de su tanque de desbordamiento deben revisarlo rápidamente.

¿Debo llenar mi tanque de desbordamiento?

Cuando se trata del sistema de enfriamiento de su automóvil, hay algunas cosas que debe saber. Uno de estos es cuánto refrigerante debe agregarse al tanque de desbordamiento. Esto es esencial porque demasiado o muy poco puede ejercer una presión innecesaria sobre los componentes del sistema de refrigeración.

En general, debe intentar mantener entre un cuarto y un tercio del tanque de desbordamiento lleno con anticongelante/refrigerante. Esto ayudará a garantizar que todos los componentes permanezcan dentro de la temperatura de trabajo óptima sin ejercer una presión indebida sobre el motor.

En cualquier caso, siempre asegúrese de consultar el manual del propietario para obtener instrucciones específicas sobre cómo agregar o reemplazar refrigerante en su vehículo. Si sigue cuidadosamente estas instrucciones, puede ayudar a proteger su automóvil de cualquier daño resultante del uso de demasiado o muy poco refrigerante en su tanque de desbordamiento.