¿Por qué mi coche huele a goma quemada después de conducir?

Hay buenos olores y hay malos.

¿Las galletas recién horneadas de la abuela? Bien.

¿Esa primera taza de café por la mañana? Excelente.

¿Goma quemada en tu coche? Malo.

Si te estás preguntando: “¿por qué mi coche huele a goma quemada después de conducir?” – entonces está en el lugar correcto, ya que esta guía lo ayudará a solucionar y solucionar este problema exacto.

Estas son las ocho causas más comunes:

  • Una manguera está gastada o suelta
  • Hay un cortocircuito eléctrico en alguna parte
  • Tu motor esta quemando aceite
  • Tienes fugas de refrigerante del radiador
  • Sus correas de transmisión se están calentando
  • Un objeto extraño se está quemando
  • Tus frenos están calientes
  • el embrague se sale

Notar el olor a goma quemada proveniente de su automóvil no siempre significa que haya un gran problema. Pero sí sugiere que algo necesita tu atención.

Afortunadamente, si soluciona el problema a tiempo, lo más probable es que evite que empeore en la mayoría de los casos.

Comenzaré con todas las razones ahora, comenzando con mangueras desgastadas o sueltas.

Las 8 razones principales por las que su automóvil huele a goma quemada después de conducir

Razón n.º 1: una manguera está gastada o suelta

El motor de un automóvil genera mucho calor, especialmente si ha estado funcionando durante un tiempo. Esto puede provocar que una de las mangueras interiores se derrita.

No todas las mangueras de su automóvil están hechas de lo mismo, por lo que si alguna de ellas está gastada, suelta o quemada, no siempre tendrá olor a goma.

Afortunadamente, cuando se rompe una manguera, es probable que haya otros indicadores además del olor a goma quemada. Estos incluyen una pérdida de presión, humo blanco o un charco de líquido en el suelo.

Razón n.º 2: hay un cortocircuito eléctrico en alguna parte

Si nota el olor a caucho quemado proveniente de las rejillas de ventilación de CA, pero desaparece poco después, es posible que tenga un cortocircuito eléctrico en alguna parte.

Es probable que el olor se deba a que se quemó un fusible, que, afortunadamente, puede verificar abriendo la caja de fusibles y escaneando en busca de alguno que se haya quemado. Debería poder encontrar fusibles de repuesto en una tienda de autopartes por menos de un euro cada uno.

Si el mismo fusible vuelve a fundirse, es probable que haya un problema en otra parte, lo que significa que es posible que deba llevarlo a un taller para localizar la causa.

Razón #3: Su motor está quemando aceite

Aquí hay uno que no querrá descuidar: una fuga de aceite. Una fuga de aceite olerá a goma quemada porque cuando cae sobre un componente caliente del motor, emite un olor único.

¿Qué causa una fuga de aceite? Bueno, muchas cosas, pero la causa más probable es una junta o sello desgastado, que es algo que no desea ignorar.

Cuando su motor tiene una fuga de aceite, es muy probable que no esté recibiendo lo suficiente para mantenerse lubricado, lo que hará que se sobrecaliente. Esto puede provocar varios problemas graves, como una junta de culata quemada o un bloque de motor agrietado.

Razón #4: Tiene fugas de refrigerante del radiador

Aquí hay otro que proviene de una fuga, excepto que esta vez, es causado por la filtración de refrigerante en los componentes calientes del motor. Si bien la goma no es la causa real del olor, se asemeja al olor a goma quemada.

Similar a la última razón, no desea ignorar una fuga de refrigerante. De lo contrario, su sistema de refrigeración no podrá funcionar correctamente. Cuando un motor se calienta demasiado, puede ocurrir un desastre, como el desarrollo de una grieta en el bloque o el estallido de la junta de la cabeza.

Afortunadamente, debería poder notar una fuga de refrigerante al buscar un charco de líquido verde o naranja debajo. También puede haber algo en la parte inferior del radiador. Puede encontrar esta parte crucial en la parte delantera del compartimiento del motor.

Razón #5: Su correa de transmisión se está calentando

Muchas partes diferentes reciben energía de la correa de transmisión, como la bomba de agua, el alternador, el aire acondicionado y el sistema de dirección asistida.

Si alguna de estas partes desarrolla un problema, puede afectar la rotación de la correa de transmisión, lo que genera un exceso de fricción. Cuando aumenta el calor, existe la posibilidad de que algo se queme y, en este caso, es la correa de transmisión.

Una forma decente de estar seguro de que es su correa de transmisión es escuchar un chirrido que proviene de debajo del capó.

En este caso, es posible que solo necesite reemplazar la correa, aunque, en algunos casos, es posible que también deba cambiar la pieza defectuosa.

Razón #6: Un objeto extraño se está quemando

Si bien esta puede no ser la causa más común de un olor a goma quemada, sucede. Ya sea que haya dejado algo debajo del capó o haya recogido algo mientras conducía, un objeto extraño, como una bolsa de plástico, puede causar fácilmente un olor a goma quemada.

Afortunadamente, esto se puede resolver rápidamente abriendo el capó y escaneando el compartimiento del motor. Si notas algo que no pertenece, quítalo. También debe revisar debajo de su automóvil y cerca del tubo de escape.

Razón #7: Sus frenos están calientes

La mayoría de los automóviles que circulan hoy en día cuentan con frenos de disco. Los frenos de disco funcionan apretando las pastillas contra un rotor unido a la rueda, lo que genera fricción y ralentiza la rotación.

Si ha estado frenando agresivamente o tal vez ha estado conduciendo en un lugar con muchas pendientes pronunciadas. Es posible que las pastillas de freno desprendan el olor, lo cual es común y no es motivo de preocupación, a menos que comience a suceder repetidamente.

También es posible que uno de los componentes de su sistema de frenos no funcione correctamente, como un pistón de la pinza. En este caso, sus almohadillas pueden estar presionando contra el rotor sin que usted presione el pedal.

Razón #8: El embrague se está apagando

Si conduce un automóvil con transmisión manual, el olor a goma quemada puede provenir de un embrague quemado.

Esto generalmente se debe a que no se cambia correctamente, lo que da como resultado que los engranajes rechinen. Si nunca ha experimentado esto, es un conductor conservador o un profesional absoluto.

Si esto sucede con frecuencia, es muy probable que deba reemplazar el embrague. De lo contrario, corre el riesgo de no poder cambiar. Sugerimos cambiar su estrategia de cambio a algo un poco menos extremo.

¿Qué causa que un automóvil huela a goma quemada?

Muchas cosas, pero eso no significa que pronto enfrentará una costosa factura de reparación, no si se ocupa de ello de inmediato.

Recuerde, notar un olor a caucho quemado después de conducir su automóvil sugiere que algo necesita atención. Al resolver el problema antes de tiempo, es probable que evite que se necesite una reparación más sustancial, por lo que, naturalmente, también es nuestra recomendación.