La rueda del automóvil no gira libremente: causas y cómo solucionarlo

Está en una situación peligrosa si uno de sus neumáticos traseros no gira. Inmediatamente, debe detenerse porque si conduce más lejos, podría tener un accidente automovilístico. En este artículo, hablaré sobre las ruedas de los automóviles que no giran libremente: sus causas y cómo solucionarlas.

Hay varias razones por las que uno de sus neumáticos traseros no gira. Una de las causas más comunes es que se ha desinflado. O podría deberse a una rueda dañada o un componente roto del sistema de suspensión.

Si su automóvil ya está en movimiento y ha establecido tracción, puede soltar completamente el embrague para recuperar el control de la rueda afectada. Puede pisar rápidamente su embrague hasta el suelo. Esta acción cancelará el giro de la rueda. Cuando haya pisado el embrague, aplique el freno de pie. Esto le permitirá recuperar el control.

Siga leyendo para saber por qué la rueda de su automóvil no gira libremente, sus causas y cómo solucionar este problema.

La rueda del automóvil no gira libremente

La rueda de un automóvil no girará libremente por varias razones. La causa más común es un pinchazo. Otras razones incluyen las siguientes:

Una parte defectuosa del sistema de suspensión,

  • Rueda dañada,
  • Líquido de frenos incorrecto,
  • Sobrecalentamiento del sistema de frenos, y
  • Un componente ABS defectuoso.

Aquí hay una solución inmediata a este problema. Cuando su automóvil se mueva y haya establecido tracción, presione rápidamente el embrague hasta el piso.

Pisar completamente el embrague cancelará el giro de la rueda. Una vez que haya presionado completamente el embrague, aplique rápidamente el freno de pie y recuperará el control total.

Además, es posible que la rueda no gire libremente porque la tensión del cono que se usa para controlar el juego de la rueda o el arrastre no se ajustó correctamente. Si el ajuste es muy apretado, la rueda no girará libremente, y si está demasiado flojo, el eje tendrá mucho juego.

Ajustar la tensión y la holgura del cubo de la rueda es un poco complicado. Debe hacerlo gradualmente porque cualquier ajuste inadecuado dará lugar a problemas como este. Por lo tanto, prepárese para un procedimiento impredecible antes de realizar el ajuste adecuado.

Si la rueda no puede girar libremente, puede bloquearse por completo y no podrá girar. Cuando su rueda se detenga, también lo hará su vehículo. Si sus ruedas traseras se bloquean, su vehículo entrará en una peligrosa caída en picada cuando comience a detenerse. No se puede predecir lo que sucederá a continuación.

¿Por qué su neumático no gira libremente?

Lo primero que viene a la mente cuando la rueda no puede girar libremente es un neumático desinflado. Si bien esa es la razón más común, existen otras causas igualmente plausibles. Vamos a discutirlos uno por uno:

1. Mala pastilla de freno

Mientras conduce su automóvil, a menudo pisará los frenos. Sus pastillas de freno continuarán haciendo su trabajo y eventualmente se desgastarán después de un tiempo. Las pastillas de freno desgastadas a menudo se atascan. Cuando una pastilla de freno se atasca, evitará que el neumático gire.

Bloquearán los movimientos de rotación de la rueda. Si este es el problema de su automóvil, debe llevarlo a un mecánico calificado para que pueda reparar o reemplazar las pastillas de freno desgastadas.

2. Rueda o pieza de suspensión dañada

Si un componente del sistema de suspensión ha fallado o la propia rueda está dañada, la rueda afectada no girará libremente. Esto podría suceder si golpeas accidentalmente un bordillo o un bache grande. Si el daño es extenso, podría incluso causar el colapso de la suspensión y la rueda.

Esta es una situación dificil; si sucede mientras conduce, solo puede salir llamando a una grúa. Pueden retirar su vehículo y llevarlo al taller de reparación más cercano.

3. Freno de mano enganchado

Esta es una de las causas más pasadas por alto de las ruedas o neumáticos que no patinan. Muchos conductores se olvidan de desconectar los frenos de estacionamiento o de mano cuando pisan el acelerador. Encienden el motor, lo ponen en primera y siguen conduciendo.

Y luego se preguntan por qué sus autos no se mueven. No han quitado el freno de mano, por eso. Entonces, no seas como ellos. Desactivar el freno de mano de su vehículo debe ser uno de los primeros hábitos que debe desarrollar para aprender a conducir un automóvil correctamente.

4. Cojinete de rueda roto

Un cojinete de rueda defectuoso también podría evitar que la rueda gire libremente. Es el cojinete de la rueda el que permite que las ruedas giren sin esfuerzo. Si está desgastado o completamente dañado, puede impedir que la rueda afectada gire libremente.

No intente conducir su automóvil si está seguro de que la rueda causa su problema. Llame a una grúa y deje que lleven su vehículo al taller de servicio de automóviles más cercano para que lo arreglen.

5. Freno agarrotado

Si el freno se ha agarrotado, la rueda a la que está conectado no girará libremente o puede que no gire en absoluto. Este problema se vuelve peligroso si el freno agarrotado está montado en la rueda trasera. Es probable que su vehículo entre en picada, lo cual es muy peligroso.

Tenga cuidado cuando no haya usado su automóvil durante varios meses. Antes de volver a conducirlo, compruebe sus frenos antes de salir de su garaje. Los frenos de los vehículos parados durante varios meses tienden a agarrotarse.

Si sospecha que este es el problema de su vehículo, no lo conduzca todavía. Llama a tu mecánico de confianza y pídele que inspeccione los componentes más críticos de tu vehículo, especialmente los frenos, antes de sacarlo a la carretera.

6. Objeto que obstruye

Llegará un momento en el que te verás obligado a conducir por terrenos irregulares y accidentados llenos de todo tipo de escombros. Si una o dos de las ruedas no giran libremente, es posible que uno o varios objetos grandes se hayan atascado entre la carrocería y la rueda.

Quizás el objeto u objetos son tan grandes que impiden que las ruedas giren libremente. Debe inspeccionar su vehículo y verificar si esto está causando el problema. Si es así, retire estos objetos y permitirá que las ruedas vuelvan a girar libremente.

7. Llanta ponchada

Aunque mencioné esta razón al comienzo de esta sección, necesito elaborar más. La búsqueda de las razones por las que las ruedas no giran libremente debe comenzar con los neumáticos, ya que están visiblemente afectados por la causa del problema que aún no se ve.

Entonces, si ve que una llanta está pinchada, naturalmente, la rueda en la que está montada no podrá girar, incluso si no hay otro problema con los componentes de la suspensión, el sistema de frenado o las pastillas de freno. Reemplace la llanta con la de repuesto en su maletero. Si las ruedas giran libremente, su problema está resuelto.

Nuevamente, ¿por qué la rueda de su automóvil no gira libremente? Revisa las pastillas de freno si la rueda de tu auto no gira libremente. Si está en buenas condiciones, intente ajustarlo.

¿Por qué es importante arreglar una rueda que no gira?

Encontrar y corregir la causa de una rueda que no gira es importante:

  • Su vehículo no se moverá ni una pulgada con solo una rueda atascada en su lugar.
  • Incluso si aún puede conducir su vehículo, no es seguro porque este problema puede ocurrir nuevamente mientras ya está en la carretera. Y eso es peligroso.
  • Es fundamental resolver este problema de inmediato porque podría indicar un problema subyacente más grave, especialmente si la causa del problema no es visible desde el exterior. Conducir un automóvil con la parte trasera repentinamente agarrotada es peligroso. Puede hacer que su vehículo entre en picada.

Si esto sucede, no hay forma de que pueda controlar su vehículo. Vas donde quiere, incluso en una zanja o hacia un peatón sorprendido. Si no soluciona este problema de inmediato, prepárese para sufrir las consecuencias.

¿Qué hacer si una rueda de su automóvil no gira?

Si está preparado y sabe qué hacer cuando de repente se enfrenta a este problema mientras conduce, será como si ya hubiera ganado la mitad de la batalla. Tienes varias opciones para salir de este apuro:

1. Pise los frenos

Pise los frenos rápida y repetidamente hasta que las ruedas se desbloqueen, o puede conducir lentamente su automóvil hasta un lugar donde pueda estacionarlo de manera segura.

Puede pisar los frenos y tratar de obtener el control de su vehículo tanto como sea posible. Si su automóvil está equipado con un sistema de frenos antibloqueo (ABS), le proporcionará cierta retroalimentación del pedal del freno.

Escuchará un cierto ruido mientras su vehículo se detiene. Es el ABS que intenta evitar que las ruedas se bloqueen. También evitará que su automóvil patine.

2. Espere a que los neumáticos tengan suficiente tracción

Otra forma de salir de esta situación es no pisar los frenos cuando sienta que una rueda se está bloqueando. Esto permitirá que las llantas obtengan suficiente tracción para desbloquear la rueda afectada temporalmente. Y luego pise los frenos justo después si cree que es necesario.

3. Acelere su motor

Si tiene un vehículo con transmisión manual, acelerar su motor puede resolver su problema. Esto romperá la tracción sin importar en qué superficie de la carretera se encuentre su automóvil. Sin embargo, esta opción afectará en cierta medida el embrague, la transmisión, los neumáticos y otras piezas del automóvil.

El motor debe ser lo suficientemente robusto si su vehículo utiliza una transmisión automática. Desde una parada, pise el acelerador a fondo. Si aún no puede obtener tracción, busque un camino resbaladizo para realizar esta opción.

4. Pop el embrague

Ponga la marcha de su vehículo en punto muerto, acelere el motor y luego ponga la marcha en marcha. Pero recuerde que levantar el embrague de un motor de transmisión manual puede dañar su transmisión.

5. Balancee su vehículo hacia adelante y hacia atrás

Si una rueda no gira libremente, balancearla de un lado a otro podría ser suficiente. Rociar un poco de lubricante, como WD-40, en la rueda también puede ayudar.

Para concluir

Es posible que la rueda trasera de su automóvil no patine debido a varias razones. Una de las razones habituales es que uno de los neumáticos traseros está desinflado. Otras causas incluyen ruedas dañadas y una parte del sistema de suspensión defectuoso.

Si su automóvil ya se está moviendo y tiene tracción, soltar completamente el embrague lo ayudará a recuperar el control de la rueda afectada.

Tienes que pisar el embrague hasta el suelo rápidamente. Cuando el embrague esté completamente presionado, aplique el freno de pie. Ahora podrá controlar el giro de la rueda.