Cómo reparar una fuga en la manguera del radiador

Las fugas en su vehículo pueden ser frustrantes. Sin embargo, aunque las fugas son frustrantes, el tiempo, la energía y el dinero que se debe gastar para reparar la fuga pueden ser aún más abrumadores. Si esto es cierto para usted, probablemente tenga algunas fugas que han estado ocurriendo durante bastante tiempo y posiblemente algunos otros elementos de mantenimiento descuidados en su vehículo. Su vehículo es como muchas cosas en la vida en las que tomar el camino fácil ahora puede resultar en quedarse atrapado en el camino difícil. Literalmente.

Descuidar las fugas en el sistema de enfriamiento de su vehículo es una de las formas más rápidas de causar daños permanentes a su motor. Por daño permanente, nos referimos a la factura de reparación realmente alta o al desguace de su automóvil. Las temperaturas en los motores modernos están diseñadas para ser extremadamente altas. En general, cuanto más caliente esté la combustión en su cámara de combustión, más eficiente será su motor, lo que significa un mejor kilometraje y más potencia. Dependiendo del tipo de motor que tenga en su automóvil, los gases de combustión pueden arder a 15000F hasta 40000F, por lo que sin el enfriamiento adecuado, puede terminar con problemas muy rápidamente. Estos problemas pueden incluir pistones derretidos o bloques de motor o culatas deformados o incluso agrietados.

Si permite que persista una fuga en el sistema de enfriamiento de su motor, eventualmente obtendrá un nivel bajo de refrigerante en su vehículo. Los niveles bajos de refrigerante pueden conducir a un enfriamiento inadecuado simplemente debido a la falta de enfriamiento en su sistema, lo que puede provocar la ebullición en el bloque del motor y puntos calientes donde el refrigerante ya no llega. Estos puntos calientes pueden crear gradientes de temperatura extremos que ejercerán una gran presión sobre los componentes de su motor, así como sobre las juntas y los sellos.

Uno de los puntos de fuga más comunes en cualquier motor proviene de las mangueras que conectan el radiador al motor y el motor al núcleo del calentador. Estas mangueras generalmente están hechas de caucho y con el tiempo pueden comenzar a deteriorarse incluso en condiciones normales de funcionamiento. Por lo general, puede saber que sus mangueras necesitan reemplazo simplemente mirándolas. Si sus mangueras de enfriamiento están hinchadas, agrietadas, especialmente en los extremos, o tienen protuberancias, probablemente sea hora de reemplazarlas. Algunos mecánicos le recomendarán que cambie las mangueras del radiador a ciertos intervalos, ya que son vitales para la salud de su vehículo. Si bien este no es un mal consejo, por lo general las mangueras del radiador dan una amplia advertencia antes de que fallen por grietas, fugas o abultamientos.

Si tiene una fuga en la manguera del radiador, arreglarla suele ser bastante simple. La mayoría de las tiendas de autopartes tienen mangueras específicas para su vehículo, lo que significa que están construidas con la longitud, la forma y el diámetro correctos para adaptarse perfectamente a su automóvil. Una vez que tenga la manguera nueva, puede comenzar el proceso de reemplazo drenando el refrigerante de su vehículo. Debe haber un tapón de drenaje en la parte inferior de su radiador, generalmente en el lado del conductor, o simplemente puede quitar un extremo de la manguera inferior del radiador. Si intenta esto, solo asegúrese de tener un recipiente grande debajo de la manguera porque saldrá una gran cantidad de refrigerante muy rápidamente.

Una vez que se haya drenado el refrigerante del sistema, simplemente retire la manguera vieja e instale la nueva. La manguera se puede conectar con una abrazadera de resorte o una abrazadera de banda. De cualquier manera, asegúrese de inspeccionar la abrazadera vieja y reemplácela si está oxidada o débil junto con su nueva manguera.

Con su nueva manguera instalada, debe considerar enjuagar su sistema de enfriamiento antes de agregar refrigerante nuevo. Si tenía una manguera que necesitaba ser reemplazada, es probable que haya dejado algo de goma deteriorada en su sistema de enfriamiento. Además, si su vehículo es lo suficientemente viejo como para necesitar mangueras de radiador nuevas, probablemente también sea lo suficientemente viejo como para tener un poco de incrustaciones y corrosión acumuladas en el sistema de enfriamiento. Enjuagar su sistema de enfriamiento ayudará a eliminar estos desechos y escamas de su radiador y bloque de motor para ayudar a que su sistema de enfriamiento vuelva a su tasa de flujo original y capacidad de transferencia de calor. Esto ayudará a proteger su motor de puntos calientes y sobrecalentamiento. Dado que ya drenó su sistema de enfriamiento después de reemplazar una manguera, es un buen momento para enjuagar su sistema de enfriamiento sin desperdiciar buen refrigerante.

La mejor manera de enjuagar su sistema de enfriamiento es usar Radiator Flush. Radiator Flush limpiará en profundidad su sistema de refrigeración sin dañar ninguno de los componentes, lo que hará que su sistema de refrigeración vuelva a la vida.

Puede obtener más información sobre Radiator Flush visitando nuestra página de información aquí:

También puede comprar Radiator Flush en cualquiera de nuestras tiendas de autopartes locales asociadas como:

  • Zona automática
  • Avance de piezas de automóviles
  • Suministro de automóviles Bennett
  • Autopartes CarQuest
  • Autopartes NAPA
  • Autopartes O’Reilly
  • chicos pep
  • Vía rápida
  • Especialistas en autopartes parachoques a parachoques
  • Distribuidor de lubricante rápido S&E
  • DYK Automoción

Imagen proporcionada por:

radiator_hose_leak.jpg – por bushytails – Con licencia de Creative Commons a través de Wikimedia – Enlace original
radiator_hose_clamp.jpg por Zartronix – Con licencia de Creative Commons – Enlace original