Coche que hace un ruido de crujido al pasar por baches

¿Tienes un auto que hace un crujido cuando pasas por baches? Si es así, no se preocupe, ¡no está solo! Cuando su automóvil comienza a hacer crujidos al pasar por baches, generalmente se debe a un componente defectuoso del sistema de suspensión. En esta publicación de blog, discutiremos seis posibles causas de este problema.

Si su automóvil hace un crujido al pasar por baches, podría deberse a bujes de suspensión desgastados, rótulas desgastadas, amortiguadores defectuosos, resortes de suspensión defectuosos, bujes de suspensión desgastados o cartuchos de puntales defectuosos.

Punto clave

Coche que hace un ruido de crujido al pasar por baches [6 Causas]

  • Bujes de suspensión desgastados
  • Rótulas desgastadas
  • malos amortiguadores
  • Resortes de suspensión en mal estado
  • Cojinetes de suspensión desgastados
  • Cartucho de puntal defectuoso

Coche que hace un ruido de crujido al pasar por baches [6 Causas]

El crujido al pasar por baches está asociado con el sistema de suspensión. El sistema de suspensión consta de muchas partes, pero solo seis pueden contribuir realmente a un crujido. Mi vehículo comenzó a crujir al pasar por baches. Entonces, me encargué de encontrar la posible causa de esto. Con suerte, al leer esta publicación, ¡podrá identificar la fuente del problema y solucionarlo rápidamente!

1. Bujes de suspensión desgastados

El sistema de suspensión de su automóvil es responsable de una conducción suave y los bujes juegan un papel importante en ese sistema. Los bujes son básicamente cojines que absorben golpes y vibraciones. Están hechos de goma o poliuretano y están ubicados en varios puntos de la suspensión, incluso entre la carrocería y el bastidor, entre el eje y el bastidor, y entre los brazos de control y los muñones de la dirección.

Si su automóvil hace un crujido al pasar por baches, es posible que el problema esté en los bujes. Los casquillos son componentes de caucho o poliuretano que actúan como amortiguadores entre las piezas metálicas de su sistema de suspensión. Con el tiempo, pueden desgastarse y dañarse, lo que hace que hagan ruido.

Los bujes se encuentran en el punto donde los brazos de suspensión se conectan al chasis. Con el tiempo, los casquillos pueden desgastarse, lo que provoca una serie de problemas, como un aumento de la vibración y el ruido. Para verificar el estado de sus casquillos, deberá echarles un vistazo mientras el automóvil está en un elevador. Si ve grietas o piezas faltantes, entonces es hora de reemplazarlas. Además, también debe verificar si hay juego excesivo en los brazos de suspensión. Esta puede ser otra señal de que los bujes necesitan ser reemplazados.

2. Rótulas desgastadas

Una rótula de suspensión es un tipo de componente de suspensión automotriz. Su función principal es permitir que la suspensión pivote sobre dos ejes, adelante-atrás y arriba-abajo. Esto permite que las ruedas mantengan contacto con el suelo a medida que la carrocería del vehículo se mueve sobre baches y giros.

Las rótulas también son una importante característica de seguridad, ya que ayudan a mantener las ruedas alineadas con la carrocería del vehículo.

Las rótulas de suspensión desgastadas pueden ser una de las razones por las que su automóvil puede estar haciendo un crujido al pasar por baches. Las rótulas son las que conectan el sistema de suspensión de su automóvil a los cubos de las ruedas y permiten que las ruedas se muevan hacia arriba y hacia abajo mientras conduce sobre superficies irregulares. Cuando se desgastan, pueden comenzar a hacer ruido al rozarse entre sí.

Además, las rótulas desgastadas también pueden hacer que las ruedas de su automóvil se desalineen, lo que puede provocar un desgaste desigual de las llantas y una disminución del manejo.

Para inspeccionar las rótulas de suspensión, eche un vistazo a las botas de goma que cubren la rótula. Estos deben estar libres de grietas u otros daños. Si están dañados, es una buena señal de que la propia rótula también está desgastada. A continuación, compruebe si hay juego en la rótula sujetándola con firmeza e intentando moverla hacia arriba y hacia abajo.

Si hay algún juego, es hora de reemplazar la rótula. Finalmente, eche un vistazo a la bota de la junta homocinética. Esto también debe estar libre de grietas o daños. Si está dañado, significa que la suciedad y los escombros han entrado en la junta homocinética y también debe reemplazarse.

3. Amortiguadores defectuosos

El sistema de suspensión de un automóvil es parte integral de la seguridad y la comodidad de los pasajeros. El sistema de suspensión incluye amortiguadores, que están diseñados para absorber el impacto y proteger a los pasajeros de sacudidas y baches en la carretera. Los amortiguadores funcionan mediante el uso de un pistón para convertir la energía cinética en calor, que luego se disipa con el aceite que fluye a través de pequeños tubos.

Este proceso ayuda a amortiguar las vibraciones causadas por el impacto, lo que hace que la conducción sea más suave. Si bien todos los autos tienen amortiguadores, son especialmente importantes en los vehículos todoterreno, que están sujetos a superficies más discordantes e irregulares.

El trabajo del amortiguador es amortiguar el movimiento de la suspensión, por lo que cuando no funcionan correctamente, ¡definitivamente lo notará! El viaje no solo será más duro, sino que también escuchará mucho ruido a medida que los componentes metálicos rozan entre sí.

Al inspeccionar los amortiguadores en busca de fallas, es importante buscar signos de fugas, daños en el vástago del pistón y desgaste excesivo en el buje. Si se encuentra alguno de estos problemas, es recomendable reemplazar el amortiguador lo antes posible.

Además, es importante verificar que los amortiguadores estén alineados y tensos correctamente. La alineación o la tensión incorrectas pueden causar un desgaste prematuro y, eventualmente, provocar fallas. Al inspeccionar regularmente los amortiguadores y estar atentos a los signos de desgaste, es posible extender su vida útil y garantizar una conducción más suave para todos.

4. Muelles de suspensión defectuosos

Cuando se trata de suspensión, los resortes son uno de los componentes más importantes. Son responsables de absorber los golpes y mantener la marcha suave. Hay dos tipos principales de resortes: resortes helicoidales y resortes de hojas. Los resortes helicoidales están hechos de una sola pieza de alambre que se enrolla en un resorte. Los resortes de hojas, por otro lado, se componen de varias hojas de metal que se apilan una encima de la otra.

Ambos tipos de resortes tienen sus propias ventajas y desventajas. Por ejemplo, es menos probable que los resortes helicoidales se rompan que los resortes de hojas, pero pueden ser más difíciles de reemplazar si se rompen. Los resortes de hojas, por otro lado, brindan una conducción más suave, pero pueden no ser tan duraderos como los resortes helicoidales.

Si su automóvil hace un crujido al pasar por baches, podría deberse a resortes de suspensión defectuosos. Los resortes son los encargados de absorber el impacto de los baches y baches, y con el tiempo pueden debilitarse y romperse. Además, los bujes de goma que conectan los resortes al marco también pueden degradarse, provocando una pérdida de amortiguación. Como resultado, su automóvil hará más ruido al pasar por baches y el viaje será menos cómodo.

Si sospecha que los resortes de suspensión de su automóvil están dañados, hay algunas cosas que puede hacer para revisarlos. Primero, eche un vistazo a los amortiguadores. Si parecen tener fugas de líquido o están excesivamente desgastados, esta es una buena indicación de que los resortes también están en mal estado.

A continuación, intente presionar hacia abajo en la parte delantera o trasera del automóvil. Si el automóvil rebota más de una vez después de soltarlo, esta es otra señal de que los resortes están dañados. Finalmente, haga que un mecánico calificado eche un vistazo a su automóvil para confirmar que los resortes deben reemplazarse.

Reemplazar los resortes de suspensión no es una tarea difícil, pero es importante asegurarse de que se haga correctamente para evitar daños mayores a su automóvil.

5. Cojinetes de suspensión desgastados

El sistema de suspensión ayuda a brindar una conducción suave al absorber los impactos de los baches en el camino. El sistema de suspensión consta de una variedad de piezas, incluidos resortes, amortiguadores y barras estabilizadoras. Otra parte importante del sistema de suspensión son los rodamientos. Los cojinetes permiten que los componentes de la suspensión se muevan libremente mientras soportan el peso del automóvil.

Hay dos tipos principales de rodamientos: rodamientos de bolas y rodamientos de buje. Los rodamientos de bolas están compuestos por bolas de metal que giran dentro de una carcasa de metal. Sin embargo, los cojinetes de buje usan cilindros de metal o plástico que se deslizan uno contra el otro. Ambos tipos de cojinetes juegan un papel importante para proporcionar un viaje suave a los pasajeros.

Cuando los cojinetes de suspensión se desgastan, se vuelven ruidosos. El ruido proveniente de los cojinetes de suspensión se debe principalmente a una lubricación inadecuada. Por otro lado, si los rodamientos no están correctamente alineados, pueden volverse rígidos. De cualquier manera, los cojinetes de suspensión desgastados pueden producir un crujido al conducir sobre baches.

Afortunadamente, hay algunos pasos simples que todos pueden seguir para inspeccionar los cojinetes de suspensión. Primero, verifique el juego de los cojinetes de las ruedas sujetando el neumático a las 12 y las 6 en punto e intentando moverlo hacia adelante y hacia atrás. Si hay algún movimiento, los rodamientos están desgastados y necesitan ser reemplazados. A continuación, revise los amortiguadores y los puntales en busca de fugas.

Una forma sencilla de hacer esto es presionar hacia abajo en la esquina del automóvil: si el automóvil rebota más de una vez, los amortiguadores están desgastados y deben reemplazarse. Por último, compruebe si los tirantes están desgastados. Para hacer esto, agarre el volante a las 3 y 9 en punto e intente moverlo de un lado a otro. Si hay algún movimiento, los tirantes están desgastados y necesitan ser reemplazados.

6. Cartucho de puntal defectuoso

Un cartucho de puntal de suspensión es un componente crítico en el sistema de suspensión de un vehículo. Ayuda a amortiguar los impactos de los baches y los baches, proporcionando un viaje más suave para los pasajeros. Además, el cartucho del puntal de suspensión ayuda a soportar el peso del vehículo, distribuyendo la carga uniformemente en todo el sistema de suspensión.

Sin un cartucho de puntal de suspensión que funcione correctamente, el sistema de suspensión de un vehículo no podría soportar adecuadamente el peso del vehículo, lo que provocaría un manejo deficiente y un viaje lleno de baches.

Un automóvil que hace un crujido al pasar por baches podría deberse a un cartucho de puntal defectuoso. El cartucho del puntal es la parte de la suspensión del automóvil que ayuda a absorber los impactos y amortiguar el viaje. Con el tiempo, puede dañarse o desgastarse, lo que hace que el automóvil emita crujidos. En algunos casos, esto también puede provocar una sensación de rebote al conducir sobre baches.

Para inspeccionar el cartucho del puntal, deberá quitar el conjunto de rueda y freno. Una vez hecho esto, podrá ver la parte superior del cartucho del puntal. Si hay algún daño en el pistón o el sello, será necesario reemplazarlo. Además, si hay alguna fuga de aceite, esto también indica que es necesario reemplazar el cartucho del puntal.

¿Es seguro conducir con una suspensión chirriante?

Al conducir, es importante poder confiar en que su vehículo funcione correctamente. La suspensión chirriante puede ser una señal de que su automóvil necesita reparación.

Si bien puede no parecer un gran problema, conducir con una suspensión chirriante en realidad puede ser bastante peligroso. Tener una suspensión chirriante significa que su automóvil no es tan estable como debería ser. Esto puede hacer que sea más difícil de controlar, especialmente en carreteras irregulares o con mal tiempo. Además, si su suspensión está fallando, también puede causar que otras partes de su automóvil se descompongan.

El sistema de suspensión de un automóvil es una de las partes más importantes del vehículo. Es responsable de brindar una conducción suave, absorber los impactos y mantener las llantas en contacto con la carretera. El sistema de suspensión consta de varios componentes, incluidos resortes, amortiguadores y brazos de control. Para que funcione correctamente, todas estas piezas deben estar en buenas condiciones.

Si alguno de ellos está desgastado o dañado, puede causar problemas con la calidad de conducción y el manejo. Por eso es importante tener un sistema de suspensión que esté en buen estado de funcionamiento. Al asegurarse de que su sistema de suspensión esté en buenas condiciones, puede ayudar a garantizar que su automóvil brinde una conducción suave y cómoda.