¿Qué tan calientes se ponen las pinzas de freno?

Los sistemas de frenos de disco funcionan apretando los rotores unidos a los ejes entre conjuntos opuestos de pastillas de freno y es la fricción resultante la que detiene el movimiento del vehículo. La fricción genera calor, por lo que las pastillas de freno y los rotores pueden estar sujetos a temperaturas extremas durante el frenado. Pero, ¿cuánto de este calor se transfiere a las pinzas que son responsables de presionar las pastillas de freno contra la superficie del rotor?

En condiciones extremas de frenado, como en una pista de carreras, los calibradores pueden alcanzar temperaturas superiores a 500 °F (250 °C). A este calor, las pinzas pueden sufrir una gran tensión y es posible que se dañen los sellos internos, si no es probable. Pero las pinzas pueden soportar fácilmente el calor resultante del frenado normal.

Si bien las pastillas de freno y los rotores son los más afectados por el calor (que puede ser extremo en determinadas condiciones de conducción) que se genera durante el frenado, las pinzas, que son las siguientes en términos de proximidad a las pastillas y los rotores, pueden estar sujetas a radiación. calor. Y dependiendo de las circunstancias, las temperaturas que soportan las pinzas pueden ser sorprendentes. Siga leyendo para saber hasta qué punto pueden calentarse los calibradores.

¿Qué tan calientes se ponen las pinzas de freno?

Las pinzas juegan un papel integral en el frenado, ya que son responsables de presionar las pastillas de freno contra la superficie de los rotores cuando el conductor presiona el pedal del freno. Debido a que las pastillas de freno están montadas en las mordazas, el calor que las pastillas absorben durante el frenado puede extenderse al cuerpo de la mordaza. La intensidad de este calor puede variar según el tipo de conducción (y, por tanto, de frenado) de que se trate.

En condiciones normales de conducción (esto puede variar mucho según las condiciones del tráfico y la geografía), las pastillas y los rotores de los frenos pueden alcanzar temperaturas de casi 400 °F (200 °C).

Dado que las pinzas no están sujetas directamente a la fricción, es lógico que no se calienten tanto como los rotores y las pastillas. Pero hay casos en los que las pinzas están sujetas a calor extremo y eso ocurre en la industria de las carreras.

Rangos de temperatura de la pinza de freno

Un buen indicador de los increíbles rangos de temperatura bajo los que deben funcionar las pinzas de freno en los días de carrera son las pegatinas especiales que se pueden aplicar a la superficie del cuerpo de cada pinza.

Estas tiras sensibles al calor indican las temperaturas máximas que ha soportado cada calibre y se encuentran dentro de estos rangos:

  • 0 ° F a 250 ° F (0 ° C a 121 ° C): en estos niveles, se considera que los calibradores están dentro de un rango de temperatura seguro (por lo tanto, estas temperaturas ni siquiera se indican en las tiras)
  • 250 °F a 330 °F (121 °C a 166 °C): aunque se encuentra dentro del umbral para un frenado seguro, en este rango se recomienda una ventilación adecuada del sistema de frenos (mediante flujo de aire dirigido).
  • 370 °F a 450 °F (188 °C a 232 °C): se considera que los calibradores están calientes en esta etapa y la integridad de los componentes como los sellos puede verse comprometida (se recomienda una inspección visual para verificar si hay fugas de líquido de frenos). )
  • 450 °F a 536 °F (232 °C a 280 °C): en este rango de temperatura, se considera que las mordazas de freno han estado funcionando demasiado calientes y deben inspeccionarse inmediatamente para detectar signos de daños y todos los sellos de la mordaza deberán recibir servicio.

Si bien los rotores y las pastillas de freno están sujetos a las temperaturas más altas, el calor radiante generado durante el frenado también puede afectar claramente a las pinzas, particularmente en condiciones de frenado duro como las carreras.

¿Puede la pintura Caliper soportar altas temperaturas?

Una característica común que se encuentra en muchos vehículos de alta gama, como los autos deportivos y los automóviles de lujo, son las pinzas de freno de colores brillantes que se asoman a través de los radios de las llantas de aleación. De hecho, las pinzas pintadas son un accesorio popular en marcas de renombre mundial como Ferrari, Porsche y Lamborghini, solo por nombrar algunas.

Además de agregar un toque distintivo de color, la pintura que se usa para colorear estos calibradores también demuestra los rangos de temperatura a los que pueden estar sujetos los calibradores en circunstancias extremas.

Tomemos, por ejemplo, dos tipos populares de pintura de calibre para aplicaciones de posventa:

  • Pintura de calibre en aerosol: para los aficionados al bricolaje, la pintura de calibre en aerosol está disponible en una amplia variedad de colores, se aplica fácilmente, se puede curar por completo durante la noche y está clasificada para resistir la exposición intermitente a temperaturas extremas de hasta 900 °F (900 °F). 482°C)
  • Pintura de calibre epóxica: este proceso de varios pasos requiere más tiempo y esfuerzo, pero alcanza un umbral de temperatura máxima de 980 °F (527 °C) y viene en una amplia gama de colores llamativos, incluidas las opciones de alto brillo

Con colores llamativos como el rojo de carreras y el verde lima, las pinzas de freno pueden agregar un elemento distintivo a la apariencia general de un vehículo. Pero no se equivoque, las mordazas cumplen un propósito vital para detener un automóvil y, con este fin, están construidas (y pintadas) para soportar altas temperaturas.

Conclusiones

La mayoría de los conductores nunca alcanzarán velocidades como las que se encuentran en las carreras y, por lo tanto, tampoco presionarán los frenos hasta esos límites extremos, pero es bueno saber que las pinzas de freno están diseñadas para soportar la exposición ocasional a altas temperaturas.