Cómo Limpiar Frenos Sin Quitar La Rueda: La Manera Más Fácil

A todos nos ha pasado. Vas conduciendo y de repente escuchas un fuerte chirrido. Lo más probable es que sus frenos necesiten una limpieza. Pero, ¿cómo se limpian los frenos sin quitar la rueda?

Los frenos son una parte esencial de cualquier vehículo y deben mantenerse en buenas condiciones para garantizar la seguridad durante la conducción. En esta publicación de blog, discutiremos la forma más fácil de limpiar los frenos sin quitar la rueda.

Punto clave

Cómo Limpiar Frenos Sin Quitar La Rueda: La Manera Más Fácil

  • Comienza limpiando los frenos con agua tibia y una esponja.
  • Deje que los frenos se sequen por completo.
  • Rocíe los frenos con un limpiador de frenos.
  • Asegúrese de eliminar cualquier residuo.
  • Deje que los frenos se sequen por completo.
  • Tome su vehículo para una prueba de manejo y pruebe los frenos.

Cómo limpiar los frenos sin quitar la rueda

La limpieza de los frenos es muy importante y debe hacerse de vez en cuando. Hay una manera de limpiar los frenos sin quitar la rueda. Esto evitará que los frenos chirríen y eliminará el óxido de los discos de freno. Aquí se explica cómo limpiar los frenos sin quitar la rueda:

1. Elementos necesarios para la tarea

2. Verifica que tus frenos necesiten limpieza

Check brake pad es una luz de advertencia que se enciende cuando las pastillas de freno están desgastadas y necesitan ser reemplazadas o necesitan limpieza. Para verificar que sus frenos necesitan limpieza, debe verificar y ver si las pastillas de freno no están completamente desgastadas. En mi caso, las pastillas de freno eran nuevas, pero constantemente recibía este mensaje en mi tablero. Entonces, he decidido limpiar los frenos y ver si soluciona el problema.

3. Limpiar los frenos con agua tibia

Las pastillas y zapatas de freno presionan contra los rotores y tambores de freno para crear una fricción que detiene el vehículo. Con el tiempo, este proceso desgasta las pastillas y las zapatas de los frenos, así como los rotores y los tambores. A medida que estas piezas se desgastan, comienzan a generar polvo. Este polvo se compone de partículas de acero de las pastillas de freno, así como de otros materiales como escombros, suciedad y grasa de la carretera. El polvo se acumula en las ruedas y eventualmente puede llegar al sistema de frenos, donde puede causar problemas.

Entonces, toma un balde con agua tibia y una esponja. Limpia las ruedas y los frenos lo mejor que puedas. Es importante limpiar primero los escombros grandes. También puede agregar un poco de jabón para platos, pero no es necesario. Limpie las cuatro ruedas/frenos antes de continuar con el siguiente paso.

4. Deja que los frenos se sequen por completo

Es importante dejar que las ruedas se sequen por completo antes de aplicar el limpiador de frenos. Esto se debe principalmente a que si aplica el limpiador de frenos en un freno húmedo, se lavará y no tendrá el mejor efecto. Entonces, mientras una rueda se seca, pase a la siguiente y límpiela con un poco de agua tibia.

5. Rocíe los frenos con un limpiador de frenos

Ahora que los frenos se han limpiado con agua y están completamente secos, es hora de usar el limpiador de frenos. El limpiador de frenos está diseñado para eliminar grasa, polvo de frenos, líquidos de frenos, aceites y otros contaminantes que se pueden encontrar en los frenos. En general, la mayoría de los limpiadores de frenos se pueden usar en ABS, discos, tambores, tambores de freno, zapatas, pinzas, discos de embrague y pastillas de freno de disco. Pero lo más importante, el limpiador de frenos no dañará las llantas.

La botella entera de limpiador de frenos es suficiente para cuatro ruedas. Por lo tanto, rocíe cada freno a través de las aberturas de las llantas por igual para tener suficiente limpiador para las cuatro ruedas. Asegúrese de obtener el limpiador de frenos desde todos los ángulos.

6. Deja que los frenos se sequen

El limpiador de frenos se seca en cuestión de minutos. Entonces, una vez que rocíes todos los frenos con limpiador de frenos, asegúrate de dejarlo secar durante al menos cinco minutos. Luego, tome su vehículo para una prueba de manejo. En este punto, los frenos deberían dejar de chirriar. Además, este procedimiento se encargará de cualquier óxido y escombros que se puedan encontrar en los frenos.

¿Cómo hago para que mis frenos dejen de chirriar sin quitar las ruedas?

Si sus frenos han estado chirriando y volviéndolo loco, hay una manera de arreglar esto. Por lo general, este trabajo requiere quitar la rueda y desmontar los frenos. Sin embargo, hoy te mostraré cómo evitar que los frenos chirríen sin quitar las ruedas. Aquí es cómo:

1. Herramientas necesarias

  • Spray lubricante de cobre (antiadherente) de internet.com.
  • Agua jabonosa
  • Esponja

2. Lavar los frenos con agua jabonosa

Comience lavando las cuatro ruedas y los frenos con un poco de agua jabonosa y una esponja. Al hacerlo, eliminará la suciedad y los residuos grandes que puedan haberse quedado atascados entre la pinza de freno y el disco de freno. Muchas veces, una piedra pequeña se atasca entre la pinza y el disco y cada vez que pisa los frenos, es la piedra la que causa el chirrido.

3. Deja que las ruedas se sequen por completo

Antes de pasar al siguiente paso, debe dejar que las ruedas y los frenos se sequen por completo. Si es un día soleado, los frenos se secarán en unos treinta minutos.

4. Aplique el spray de cobre antiadherente

Una lata de spray de cobre antiadherente es suficiente para cuatro ruedas. Este spray actúa como lubricante y evita que las piezas se peguen cuando se exponen a un alto estrés térmico. Como sabes, cuando pisas los frenos, toda esa energía cinética se convierte en calor. Por lo tanto, si sus frenos no son de alta calidad o los ha estado usando por un tiempo, la pinza y las pastillas de freno pueden adherirse al disco de freno lo suficiente como para causar un ruido de chirrido.

Tome el spray antiadherente y avance. Asegúrese de rociar los frenos en todos los ángulos posibles. Hay suficiente espacio entre las aberturas del borde para que pase la boquilla del rociador.

5. Deje que los frenos se sequen y haga una prueba de manejo

El spray lubricante se seca bastante rápido. Tuve que esperar como cinco minutos para que estuviera completamente seco antes de probar mi vehículo. Si ha realizado este procedimiento correctamente, podrá evitar que los frenos chirríen sin quitar las ruedas.

¿Cómo quitar el óxido de los discos de freno sin quitar la rueda?

Los componentes metálicos como los discos de freno tienden a oxidarse con el tiempo. El óxido se forma a partir de la oxidación y el agua. Aparte de la estética, la oxidación excesiva de los discos de freno puede disminuir el rendimiento general del sistema de frenos. Pero, ¿qué pasa si no te sientes cómodo quitando la rueda y quieres desesperadamente quitar el óxido de los discos de freno? Aquí es cómo:

1. Herramientas necesarias para el trabajo

  • Exfoliante para metales
  • Exfoliante de plastico
  • Papel de lija en seco, grano 80
  • Papel de lija húmedo, grano 80

2. Enjuague las ruedas con agua

Al enjuagar las ruedas y los discos de freno con agua, está eliminando los residuos más grandes que se pueden encontrar alrededor de las ruedas y en los frenos. Para este paso, puede usar agua tibia, agua fría o agua con jabón para platos. Lo que sea que prefieras. Solo asegúrate de deshacerte del polvo y los escombros.

3. Frote los discos de freno con metal y un estropajo de plástico

Dado que no estamos quitando la rueda, puede ser bastante complicado limpiar los discos de freno. Sin embargo, tendrás que arreglar las cosas y frotar los discos de freno con un cepillo de metal y plástico entre las aberturas de las llantas. También es posible que deba mover el vehículo hacia atrás o hacia adelante para alinear las partes que no pudo limpiar en el primer intento. Primero, comience con la limpieza de metales y luego continúe con la limpieza de plástico. Dependiendo de la cantidad de óxido que haya en los discos de freno, es posible que deba enjuagarlos con agua solo para comprender mejor dónde se encuentra con la limpieza.

Una vez que la superficie del disco de freno esté muy suave y no haya óxido visible, continúe con el siguiente paso.

4. Lija los discos de freno

Primero, lija los discos de freno con la lija húmeda y luego con la lija seca. Como mencioné anteriormente, uso papel de lija de grano 80 para limpiar el óxido de los discos de freno. Si sus llantas tienen aberturas estrechas, puede envolver un destornillador con papel de lija e intentar quitar el óxido de esa manera. Nuevamente, puede enjuagar las ruedas entre la limpieza solo para ver dónde se encuentra con la limpieza.

5. Deja que los frenos se sequen por completo

Deje que los discos de freno se sequen por completo y luego realice una inspección. Si no está satisfecho con los resultados, puede repetir el proceso una y otra vez hasta obtener los resultados deseados.