Cómo bombear los frenos después de cambiar las pastillas de freno

Cómo bombear los frenos después de cambiar las pastillas de freno: la guía esencial

Si alguna vez ha emprendido la tarea de cambiar las pastillas de freno de su vehículo, conoce la sensación de satisfacción que conlleva. Pero hay un paso crucial que no se puede pasar por alto antes de volver a salir a la carretera: pisar los frenos. Esta acción garantiza que su sistema de frenos esté preparado y listo para funcionar a su máxima capacidad. En esta guía, profundizamos en el por qué y cómo bombear los frenos después de cambiar esas pastillas, garantizando su seguridad y la longevidad de su reparación.

¿Por qué bombear los frenos después de cambiar las pastillas de freno?

Cuando cambia las pastillas de freno, puede entrar aire en el sistema hidráulico. Incluso la más mínima cantidad de aire puede provocar una sensación esponjosa o suave en el pedal del freno, lo que reduce la eficacia de los frenos. Bombear los frenos ayuda a eliminar las bolsas de aire que podrían haber ingresado al sistema y restablece una presión sólida en todas las líneas de freno.

Guía paso a paso para bombear los frenos

Esto es lo que deberá hacer después de cambiar las pastillas de freno para asegurarse de que su sistema de frenos esté preparado correctamente.

Paso 1: verificar los niveles de líquido de frenos

Antes de comenzar a bombear los frenos, verifique el nivel de líquido de frenos en el depósito del cilindro maestro. Si está bajo, complételo con el tipo correcto de líquido de frenos para su vehículo. Esto es necesario porque a medida que las pastillas de freno se desgastan, el nivel de líquido puede bajar y reemplazar las pastillas podría requerir más líquido.

Paso 2: Asegure su vehículo

Por razones de seguridad, asegúrese de que su automóvil esté en “estacionamiento” o en marcha si es manual, con el freno de mano puesto. Lo último que desea es que su vehículo se mueva inesperadamente mientras frena.

Paso 3: bombee el pedal del freno

Con el motor apagado, presione el pedal del freno repetidamente; entre 10 y 15 veces debería ser suficiente. Esto genera presión en las líneas de freno. En la última presión, el pedal debe sentirse firme bajo el pie, lo que indica que ha generado suficiente presión en el sistema.

Paso 4: purgue las líneas de freno si es necesario

A veces, pisar los frenos no es suficiente para eliminar todo el aire. Si el pedal del freno todavía se siente suave después de bombearlo, es posible que necesites purgar los frenos. Esto debería eliminar las burbujas de aire restantes del líquido de frenos en las líneas. Puede hacerlo en casa, pero si no está seguro, este es un procedimiento que su mecánico puede realizar por usted.

Paso 5: verifique nuevamente el nivel del líquido de frenos

Después de purgar los frenos o bombearlos, verifique nuevamente el nivel del líquido de frenos. Si ha bajado, rellénelo una vez más para asegurarse de que esté en el nivel adecuado.

Paso 6: prueba de manejo

Una vez que haya terminado con el bombeo inicial y cualquier sangrado necesario, es hora de realizar una prueba de manejo. Comience lentamente y pruebe sus frenos en un área segura antes de acelerar. Preste atención a la sensación del pedal del freno: debe ser firme, no blando ni esponjoso.

Errores comunes a evitar

  • Pasar por alto el líquido de frenos: No revisar o completar el líquido de frenos puede provocar un rendimiento de frenado débil o daños al sistema.
  • Saltarse la prueba de manejo: Sin una prueba de manejo, no sabrá si los frenos están funcionando correctamente o si se necesita más atención.
  • No asegurar el vehículo adecuadamente: Trabajar en los frenos es un asunto serio y no asegurar el vehículo podría provocar lesiones o daños.

Preguntas frecuentes sobre el bombeo de frenos

P: ¿Puedo dañar mis frenos bombeándolos demasiado?
R: Generalmente no. Bombear los frenos es un procedimiento normal y esperado después de cambiar las pastillas de freno. Sin embargo, asegúrese siempre de que su automóvil esté seguro y de haber verificado el nivel del líquido de frenos para evitar otros problemas.

P: ¿Todos los tipos de vehículos requieren bombeo de frenos después de cambiar las pastillas?
R: La mayoría de los vehículos se beneficiarán de esta práctica después de un cambio de pastillas para garantizar la seguridad y el rendimiento. Sin embargo, algunos automóviles modernos pueden tener procedimientos de reinicio específicos para sus sistemas de frenos, así que consulte el manual del propietario o consulte con un profesional si no está seguro.

P: ¿Cómo sé si necesito purgar los frenos después de bombearlos?
R: Si el pedal aún está blando o esponjoso después de bombear, esto indica que hay aire atrapado en el sistema y es necesario purgarlo.

Conclusiones

Cambiar las pastillas de freno es una tarea de bricolaje satisfactoria, pero recuerda que la seguridad es lo primero. Bombear los frenos después del cambio es una parte vital del proceso, ya que lo protege contra un rendimiento de frenado impredecible. Tómese el tiempo para realizar estos pasos metódicamente y extenderá la vida útil de su sistema de frenos al tiempo que garantiza la seguridad de todos en la carretera.

Recuerde, si alguna vez tiene dudas o encuentra problemas inesperados, consulte a un profesional. Su mecánico local o un técnico certificado puede brindarle información o asistencia para garantizar que todo funcione como debería.

¡Conduce con seguridad y feliz frenada!