6 síntomas de tambor de freno defectuoso (consejos para reemplazar zapatas de freno desgastadas)

Actualizado el 21 de noviembre de 2023

¿Has estado escuchando algunos sonidos extraños al intentar detener tu auto últimamente? ¿Quizás un chirrido, un raspado o algo que simplemente no suena bien? Estos ruidos podrían ser una señal de que es hora de revisar los tambores y las zapatas de los frenos. Echemos un vistazo a cuáles son algunas de las señales más obvias de que es posible que sea necesario reemplazar los tambores y las zapatas de freno.

Si nota algún ruido extraño al frenar, vibraciones en el pedal o el volante, un frenado más débil, desgaste o daño visible en el tambor, un freno de mano flojo o una sensación de arrastre mientras conduce, podría significar que hay un problema con el tambor de freno. y zapato.

Signos de zapatas y tambores de freno desgastados

1. Ruidos inusuales al frenar

Una de las primeras y más evidentes señales de que algo anda mal con los tambores de freno son los ruidos extraños al pisar los frenos.

Es algo así como ese molesto sonido agudo que escuchas cuando raspas un plato con un tenedor. Definitivamente no es agradable e imposible de ignorar. Los chirridos suelen ocurrir cuando las zapatas de freno (las piezas que presionan contra el tambor para detener el automóvil) se están desgastando.

Si es más grave, es posible que escuche un chirrido. Esto puede indicar que las zapatas de freno se han desgastado por completo y ahora están rozando los tambores de metal, dañando ambos componentes.

2. Vibración al frenar

Este es más frecuente a velocidades más altas. Si siente una vibración o una sensación de pulsación al frenar, podría significar que los tambores de freno están desgastados de manera desigual.

Cuando los tambores y las zapatas están en buenas condiciones, crean una superficie lisa contra la que presionan las zapatas de freno. Pero si hay un desgaste desigual en el tambor, puede provocar vibraciones y temblores al frenar, ya que la zapata no puede hacer contacto total con la superficie. Incluso podrías sentirlo en el volante.

3. Potencia de frenado reducida

Si tiene que frenar bruscamente o presionar más fuerte de lo habitual, lo ha adivinado: es posible que los tambores y las zapatas de los frenos estén desgastados. A medida que el metal se desgasta, se vuelve menos eficaz para detener el automóvil.

Entonces, si nota que tiene que presionar el pedal del freno mucho más de lo que solía hacerlo antes, lo mejor es que revise su sistema de frenos.

4. Desgaste o daño visible en el tambor

Cuando miras la superficie del tambor de freno, debe ser relativamente lisa. Si ve surcos profundos o marcas de marcas, es una señal de desgaste significativo. Si nota grietas, astillas u otros daños visibles en el tambor, es una señal segura de que es hora de reemplazarlo.

  • Primero, afloje las tuercas de la rueda que cubren el tambor de freno (asegúrese de que el automóvil todavía esté en el suelo). Luego, toma un gato para levantar el auto y apóyalo de manera segura con soportes de gato. Finalmente, retire completamente las tuercas y retire la rueda.
  • El tambor de freno es como un cilindro redondo situado detrás del volante. Por lo general, podrás detectarlo fácilmente una vez que retires la rueda.
  • Eche un vistazo al exterior del tambor para detectar signos obvios de desgaste, como surcos profundos, rayones o rayas. La superficie debe quedar bastante lisa. Cualquier aspereza o irregularidad puede significar que hay algo de desgaste.
  • 5. El freno de mano no funciona

    Otra señal bastante clara. Si ha notado que cuando pone el freno de mano, su automóvil todavía rueda o no se sostiene como antes, es probable que haya algún problema con los frenos de tambor. Debido a que el freno de mano opera directamente sobre los tambores de freno y no sobre las pastillas, cualquier problema con estas piezas resultará en un freno de estacionamiento ineficaz.

    6. Sensación de arrastre mientras se conduce

    ¿Sientes que tu coche está siendo arrastrado hacia abajo mientras conduces? Esto puede ser una señal de que los tambores de freno están atascados o atascados. Si nota esto mientras conduce, es fundamental que revise los frenos lo antes posible. Continuar conduciendo con los frenos de tambor atascados puede causar daños importantes e incluso provocar accidentes.

    Esta sensación suele ocurrir cuando las zapatas de freno no sueltan completamente el tambor. En lugar de retraerse por completo después de soltar el pedal del freno, es posible que se peguen al tambor, provocando una fricción continua y esa sensación de arrastre.

    Cuando las zapatas de freno y el tambor están en contacto constante, puede provocar un sobrecalentamiento. Esto no sólo empeora la sensación de arrastre sino que también puede causar daños adicionales al sistema de frenos, algo que por supuesto no queremos.

    Consejos para reemplazar zapatas de freno desgastadas

    ImagenTítuloPrecioComprar

    Arriba

    BIG RED T43202 Soportes de gato Torin de acero de alta resistencia: soporte de elevación para automóvil con capacidad de 3 toneladas (6,000 lb), 1 par (no apto para SUV, camión) Comprar ahora

    Arriba

    CARTMAN Llave de tuercas universal de alta resistencia de 14 pulgadas Llave de hierro para neumáticos de 4 vías Comprar ahora

    Arriba

    Juego de destornilladores magnéticos Amartisan de 10 piezas, 5 Phillips y 5 puntas ranuradas, juego de destornilladores profesionales con agarre acolchado Comprar ahora

    Arriba

    Juego de alicates de 7 piezas WORKPRO (alicates para juntas ranuradas de 8 pulgadas, punta larga de 6 pulgadas, junta deslizante de 6 pulgadas, punta larga de 4-1/2 pulgadas, diagonal de 6 pulgadas, liniero de 7 pulgadas, junta deslizante de 8 pulgadas ) para bricolaje y uso doméstico Comprar ahora

    Arriba

    Berryman 2420 Limpiador de piezas de frenos sin cloro, 14 onzas Comprar ahora

    Precios extraídos de la API de publicidad de productos de internet en:

    Guía paso por paso

  • Asegúrese de estar trabajando en una superficie nivelada y de que el automóvil esté apoyado de manera segura sobre soportes de gato. No confíes sólo en Jack. Y oye, recuerda usar gafas y guantes de seguridad para protegerte del polvo y los escombros.
  • Primero, afloje las tuercas mientras el automóvil todavía está en el suelo. Luego, levante el vehículo con el gato y colóquelo de forma segura sobre los soportes del gato.
  • Ahora quita las tuercas y quita la rueda.
  • Quitar el tambor de freno debería ser muy sencillo una vez que la rueda esté fuera del camino. Si está rebelde, dale unos golpecitos suaves con un mazo de goma para ayudar a aflojarlo. Sólo tenga cuidado de no dañar el tambor.
  • Antes de ponerse zapatos nuevos, eche un vistazo al tambor para comprobar si hay signos de desgaste o daños. Limpie bien el área con un limpiador de frenos para eliminar el polvo o los residuos. Ah, y recuerde evitar respirar el polvo de los frenos, ya que puede ser perjudicial.
  • Retire los resortes de retención y los pasadores que sujetan las zapatas de freno viejas en su lugar.
  • Quítate los zapatos viejos con cuidado, prestando atención a cómo te quedan.
  • Instale los zapatos nuevos, asegurándose de que estén colocados correctamente.
  • Vuelva a colocar los resortes y los pasadores.
  • Es posible que algunas zapatas de freno necesiten algún ajuste para asegurarse de que estén lo suficientemente cerca del tambor. Generalmente, esto se hace a través de un orificio de acceso en el tambor o detrás del conjunto.
  • Después de instalar las zapatas nuevas, vuelva a armar el tambor y la rueda. Baje el automóvil y asegúrese de apretar las tuercas correctamente. Antes de salir a la carretera, pise varias veces el pedal del freno para asegurarse de que las zapatas estén en su lugar y que el pedal se sienta sólido.
  • Es crucial ponerse zapatos nuevos. Esto significa frenar suave pero firmemente desde una velocidad baja para permitir que las zapatas se adapten a la superficie del tambor. Consulte su kit de zapatas de freno para obtener instrucciones detalladas.
  • Después de su primer viaje, asegúrese de volver a revisar las tuercas para asegurarse de que estén apretadas. Además, esté atento a cualquier ruido extraño o sensación extraña al pisar el freno. Y por supuesto, asegúrate de que el coche se detenga como debería.
  • O si no está seguro de cómo hacerlo usted mismo, siempre puede hacer que un profesional los reemplace.

    Conclusión

    Desde esos ruidos extraños cuando pisas el freno hasta la sutil pero preocupante sensación de arrastre mientras conduces, cada síntoma apunta a la necesidad de examinar más de cerca el sistema de frenos de tu vehículo. Asegúrese de revisar los frenos con regularidad y esté atento a cualquier cambio en su sensación o sonido.

    Con un mantenimiento adecuado y reparaciones oportunas, puede garantizar su seguridad en la carretera y evitar costosos problemas de frenos a largo plazo. Recuerde, si algo no se siente bien con sus frenos, no lo ignore; haga que lo revisen lo antes posible.

    Aquí te dejamos algunos artículos que podrían interesarte:

    Función limitada del freno de estacionamiento: servicio requerido (cómo solucionarlo)

    Ruido de estallido al frenar (6 razones + correcciones)

    8 síntomas del interruptor de luz de freno defectuoso

    9 síntomas de una pinza de freno defectuosa (cómo solucionarlo)