¿Puede la gasolina (y otros fluidos de automóviles) congelarse en climas extremadamente fríos?

El vehículo promedio está expuesto a una amplia gama de condiciones climáticas durante su vida útil, que a menudo incluye fluctuaciones extremas de temperatura. Si bien muchos automovilistas son muy conscientes del estrés que se ejerce sobre un vehículo cuando se opera en un calor sofocante, muchos menos se dan cuenta de que el frío abrasador puede resultar igualmente problemático.

Una de las preocupaciones más obvias que tienen los automovilistas durante condiciones climáticas gélidas es la relacionada con la congelación de varios fluidos automotrices. Desde la gasolina hasta el líquido de transmisión, muchos no pueden evitar preguntarse qué tan frío debe ser para que ciertos líquidos se congelen.

La verdad es que no hay dos fluidos automotrices que se congelen a la misma temperatura. De hecho, cada uno tiene su propio punto de congelación distinto, que los automovilistas exigentes deben conocer. El conocimiento de este tipo puede ser una gran ventaja al intentar proteger su vehículo de las garras del invierno.

Continúe leyendo para obtener más información sobre si el gas, o cualquier otro fluido automotriz, es realmente capaz de congelarse.

Lea también: Las mejores marcas de neumáticos de invierno/nieve

¿Se puede congelar la gasolina?

En pocas palabras, la gasolina puede congelarse, aunque pocos en el planeta residen en un clima lo suficientemente frío como para presenciar tal ocurrencia.

El punto de congelación exacto de la gasolina varía mucho y depende de una serie de factores, incluido el octanaje. Sin embargo, la mayoría de los informes indican que la gasolina comienza a congelarse a una temperatura promedio de aproximadamente -100° Fahrenheit.

Por lo tanto, es muy poco probable que se encuentre en una posición en la que un tanque de gasolina congelado retrase su viaje matutino. La única excepción, por supuesto, vendría en el caso de aquellos estacionados en uno de los varios centros de investigación tripulados en el continente de la Antártida.

Del mismo modo, es poco probable que la gasolina contenida dentro de una lata de gasolina estándar se congele, sin importar cuán duras se vuelvan las condiciones.

Punto de congelación de la gasolina

Aproximadamente -100° Fahrenheit.

¿Se puede congelar el diésel?

Es mucho más probable que el combustible diésel presente problemas en climas fríos que otros tipos de combustible alternativos, como la gasolina. Sin embargo, estos problemas se derivan más de la «gelificación» que de la congelación.

Si bien se cree en gran medida que el combustible diesel tiene un punto de congelación similar al de la gasolina, la cera de parafina que se encuentra en el combustible diesel comienza a espesarse aproximadamente entre 32 y 34 grados Fahrenheit.

Este espesamiento de la cera de parafina que se encuentra en el combustible diesel se conoce como «gelificación» y puede resultar bastante problemático. El combustible espesado o gelificado puede obstruir rápidamente los filtros de combustible y las líneas de combustible, lo que provoca una restricción obvia y la supresión del suministro de combustible. Este problema empeora a temperaturas por debajo de los 15 grados Fahrenheit.

Punto de congelación del diesel

Aproximadamente 32° a 34° Fahrenheit (gelificación).

¿Se puede congelar el aceite de motor?

El aceite de motor técnicamente no se congela, incluso en los climas más fríos. Esto se debe al hecho de que el aceite de motor es un producto derivado del petróleo.

En lugar de congelarse, el aceite de motor se vuelve más espeso o más viscoso a medida que se enfría. Esto, sin embargo, también puede ser motivo de preocupación para los automovilistas que residen en climas más septentrionales, donde las temperaturas invernales pueden descender a casi 0° Fahrenheit.

Cada motor está diseñado para usarse con un peso particular de aceite de motor. Este aceite generalmente se especifica para su uso dentro de un rango de temperatura. En las temperaturas más gélidas, el aceite del motor puede espesarse hasta el punto de reducir el flujo a través de los cojinetes y otros componentes críticos, incluso provocando un desgaste acelerado.

Por esta razón, es importante consultar el manual del propietario de su vehículo al seleccionar el aceite de motor correcto para usar en climas más fríos.

Punto de congelación del aceite de motor

Sin verdadero punto de congelación. El aceite se espesa a medida que bajan las temperaturas.

¿Se puede congelar el líquido de frenos?

Al igual que el aceite de motor, el líquido de frenos no puede congelarse realmente. El líquido de frenos, en el sentido más técnico, es un aceite y por lo tanto no se congela. En cambio, el líquido de frenos puede gelificarse o coagularse en temperaturas extremadamente frías. Sin embargo, esto rara vez conduce a problemas operativos notables. Si bien el pedal de freno de un vehículo puede sentirse rígido durante las primeras aplicaciones, cualquier líquido dentro de las líneas de freno de un automóvil se calentará rápidamente a temperaturas aceptables.

En la mayoría de los casos, el líquido de frenos básico comienza a espesarse y gelificarse a temperaturas de -30° Fahrenheit o menos. Sin embargo, muchos de los líquidos de frenos ricos en aditivos de la actualidad resisten la gelificación a temperaturas de aproximadamente -45° Fahrenheit.

: Problemas comunes de frenos en invierno

Punto de congelación del líquido de frenos

Comienza a gelificar aproximadamente a -35°.

¿Se puede congelar el anticongelante?

Contrariamente a la creencia popular, el anticongelante (refrigerante) en realidad puede congelarse. Sin embargo, las temperaturas deben alcanzar un umbral extremadamente frío para que esto ocurra.

La mayoría de los tipos de anticongelante se mezclan en una proporción de 50/50 (50 % de agua/50 % de anticongelante), lo que brinda protección contra congelamiento a temperaturas de -35 ° a -50 ° Fahrenheit. El umbral exacto de protección se puede verificar mediante el uso de un probador anticongelante.

Si el anticongelante de un vehículo se congelara, en la mayoría de los casos, el daño resultante del motor sería bastante grave. Si bien la mayoría de los motores cuentan con tapones de congelación para minimizar dicho daño, el agrietamiento del bloque de un motor o de las culatas de los cilindros no es infrecuente.

Punto de congelación del anticongelante

Aproximadamente -35° a -50° Fahrenheit.

¿Se puede congelar el líquido de la transmisión?

Al igual que el líquido de frenos o el líquido de dirección asistida, el líquido de transmisión se clasifica como un aceite y, por lo tanto, no puede congelarse como lo haría el agua.

En cambio, el fluido de la transmisión se espesa en climas más fríos y, en ocasiones, presenta problemas relacionados con el flujo y la presión. No obstante, debe ser extremadamente frío (aproximadamente 0° Fahrenheit o menos) para que se produzca este efecto coagulante.

Si se encuentra con un frío extremo, uno podría notar que los cambios de un vehículo se retrasan o son notablemente más duros de lo normal. Sin embargo, tales síntomas deberían desaparecer dentro de las primeras kilómetros, al comenzar su viaje.

Punto de congelación del fluido de transmisión

No tiene un punto de congelación real, pero el espesamiento se produce a temperaturas inferiores a 0° Fahrenheit.

¿Se puede congelar el líquido de la dirección asistida?

El líquido de dirección asistida se clasifica como un producto a base de aceite o petróleo. Por lo tanto, el fluido de la dirección asistida no puede congelarse en el sentido típico. En cambio, este líquido se espesa, en una medida que se correlaciona directamente con la gravedad del resfriado en cuestión.

Cuanto más fría es la temperatura ambiente, más espeso se vuelve el líquido de dirección asistida de un vehículo. Sin embargo, cualquier contaminación de agua dentro del sistema de dirección asistida puede provocar una congelación aislada dentro de las líneas de un sistema.

El líquido de dirección asistida demasiado espeso, como el creado por condiciones de frío extremo, a menudo resulta menos eficiente para minimizar el desgaste de los componentes de metal a metal.

Como tal, una bomba de dirección asistida operada en temperaturas extremadamente frías a menudo es notablemente más ruidosa de lo que sería cuando opera a temperaturas estándar.

Punto de congelación del líquido de dirección asistida

No tiene un punto de congelación real, pero el espesamiento se produce a temperaturas inferiores a 0° Fahrenheit.

¿Se puede congelar el líquido limpiaparabrisas?

El líquido limpiaparabrisas ciertamente puede congelarse si la temperatura ambiente cae por debajo de cierto umbral. Sin embargo, el punto en el que se congela el líquido limpiaparabrisas depende directamente del paquete de aditivos exacto que se incluye en un producto en particular.

Al igual que el anticongelante, el líquido limpiaparabrisas suele estar clasificado para soportar la congelación hasta una temperatura establecida, que varía de un producto a otro.

Por ejemplo, el popular Rain-X All Season tiene una clasificación de hasta 0° Fahrenheit, mientras que el líquido para lavadoras descongelantes de Prestone funciona hasta -27° Fahrenheit. Sin embargo, un producto como Prestone Bug Wash solo tiene una clasificación de 32 ° Fahrenheit.

El punto es, preste atención a cuál es el índice de congelación cuando compre líquidos limpiaparabrisas y asegúrese de que sea compatible con su área.

Si el líquido del limpiaparabrisas de un vehículo se congelara, uno probablemente se encontraría cargado con un depósito de líquido del limpiaparabrisas roto. Esto se produce como resultado de la expansión que se produce cuando el líquido limpiaparabrisas se congela y alcanza un estado sólido.

Punto de congelación del líquido limpiaparabrisas

Varía según el producto y el contenido de alcohol de la mezcla.

¿Qué problemas del vehículo puede causar el clima extremadamente frío?

También se sabe que el clima frío causa una serie de problemas adicionales en el vehículo, que varían en gravedad desde una leve irritación hasta una naturaleza bastante preocupante. Los siguientes son algunos de los más comunes de estos problemas.

Problemas de batería

Se sabe que el clima muy frío causa estragos en la batería de un vehículo, lo que presenta la posibilidad de quedarse varado.

Las temperaturas ambientales frías ejercen una presión mucho mayor sobre un vehículo durante el arranque y tienden a ser el último clavo en el ataúd para la mayoría de las baterías envejecidas.

En cualquier caso, se recomienda comprobar tanto la edad como el estado de la batería de su vehículo, antes de que llegue el frío del invierno.

Luz de presión de neumáticos

Todos los vehículos producidos y vendidos dentro de los Estados Unidos, LATAM y Europa, LATAM y Europa, LATAM y Europa, LATAM y Europa ahora están obligados por ley a tener un sistema de monitoreo de presión de llantas (TPMS). Este sistema registra, monitorea y transmite la presión de los neumáticos en cada extremo de la rueda de un vehículo en tiempo real.

Durante el invierno, la disminución de las temperaturas a menudo provoca una ligera disminución en la presión de los neumáticos, lo que enciende la luz del TPMS de un vehículo. Si esto ocurre, simplemente agregue un par de libras de aire a cada llanta y siga su camino.

Nota: Algunos vehículos, como Audi, utilizan un sistema de control indirecto de la presión de los neumáticos que utiliza sensores de velocidad de las ruedas para controlar las velocidades de rotación de las ruedas individuales.

Los neumáticos a diferentes presiones girarán a velocidades ligeramente diferentes. Cuando el sistema nota una diferencia demasiado grande entre las velocidades de las ruedas, se activará la luz de presión de los neumáticos.

Si bien no se le mostrará el PSI real para la llanta desinflada en su tablero como el TPMS tradicional, ahorrará dinero si tiene más de un juego de ruedas ya que no serán necesarios sensores TPMS adicionales costosos.

Fugas de agua fría

En muchos casos, el frío extremo puede provocar fugas de refrigerante no detectadas previamente. Estas fugas se conocen más comúnmente como «fugas de agua fría» y pueden ser agravantes, por decir lo menos.

Las fugas de agua fría ocurren debido a la expansión y contracción térmica repetida de las abrazaderas y los sellos. Estas perturbaciones suelen producir fugas que, de otro modo, podrían haber pasado desapercibidas.