Aumente los síntomas de fuga (diagnóstico y causas)

Si alguna vez tu motor turboalimentado falló o se atascó, probablemente hayas experimentado una fuga de impulso.

Una fuga de refuerzo es una fuga de aire en el sistema del turbocargador que puede causar síntomas como pérdida de potencia, aceleración deficiente, aumento del consumo de combustible o humo del motor.

Siga leyendo para obtener más información sobre los síntomas, las causas y las reparaciones de las fugas de refuerzo.

¿Qué es una fuga de refuerzo?

Una fuga de refuerzo es un término que se refiere a una fuga de aire en su sistema de turbocompresor. Por lo general, ocurre antes de que el aire comprimido golpee los cilindros del motor, pero puede ocurrir en cualquier punto del sistema.

¿Cómo suena una fuga de refuerzo?

Una fuga de impulso significa que la energía escapa de su sistema a través de un pequeño orificio. Al igual que una tetera, producirá un sonido agudo similar a un silbato.

Algunas fugas de refuerzo también pueden sonar como un silbido o un gemido, según su ubicación en la tubería.

Síntomas de una fuga de refuerzo

Además del ruido agudo que suele ser un indicador revelador, una fuga de refuerzo puede manifestarse de varias maneras, que incluyen:

  • Comprobar la luz del motor
  • Perdida de poder
  • Aceleración pobre
  • Mayor consumo de combustible
  • humo del motor

Comprobar la luz del motor

Si su fuga de refuerzo es nueva o lo suficientemente pequeña como para que no detecte algunos síntomas más obvios, su automóvil puede ser el primero en notarlo.

Si se enciende la luz de verificación del motor y comienza a sentir cualquiera de los otros síntomas a continuación, una prueba de fugas de refuerzo debería realizarse en un futuro cercano. Esperar demasiado puede causar un daño más extenso.

Perdida de poder

Un turbocompresor funciona comprimiendo el aire ya producido por el motor. Luego toma ese aire comprimido y lo dispara de vuelta al motor, creando más potencia.

Si una fuga en el sistema permite que escape el aire, el turbo no funcionará a su máximo potencial.

Los conductores notarán que el motor no funciona tan eficientemente como antes y debe trabajar más para lograr los mismos resultados.

Aceleración pobre

Una de las primeras veces que puede notar una pérdida de potencia y una posible fuga de impulso es durante la aceleración.

Un motor debe esforzarse al máximo cuando acelera, por lo que una caída en la potencia sería evidente incluso para un operador relativamente poco observador.

Mayor consumo de combustible

Debido a que su motor está trabajando más duro de lo que lo haría con un sistema turbo que funcione correctamente, requerirá más combustible de lo normal para lograr el mismo nivel de rendimiento.

Sus millas por galón disminuirán drásticamente a medida que la fuga de combustible se vuelva más severa, y es posible que note que frecuenta la estación de servicio con más frecuencia.

humo del motor

Si una fuga de refuerzo pasa desapercibida durante demasiado tiempo, uno de los síntomas más evidentes es el humo del bloque del motor. Si un motor trabaja demasiado duro durante demasiado tiempo, se sobrecalentará y de alguna manera debe liberar el exceso de energía.

Si bien aún podría conducir temporalmente con algunos de los otros síntomas de una fuga de refuerzo, arriesgarse con un motor humeante no es la mejor idea.

¿Qué causa una fuga de refuerzo?

Una fuga de impulso puede ocurrir en cualquier parte del sistema turbo. El aire se escapa más comúnmente en los siguientes cuatro lugares:

  • Tubería
  • Abrazaderas
  • Acopladores
  • intercooler

Tubería

Uno de los lugares más comunes para una fuga es en la tubería que forma la conexión.

Estas tuberías, generalmente hechas de aluminio, manejan más trabajo del que les corresponde en el turbo, transportando aire caliente desde el compresor de regreso al motor.

Después de un uso repetido y prolongado, esos tubos pueden debilitarse y quedar sujetos a grietas o fisuras.

Abrazaderas

Si bien son más sustanciales que las abrazaderas que puede recoger en la ferretería para trabajos en la casa, las abrazaderas que sujetan su sistema turbo aún están sujetas a desgaste.

Con el tiempo, estas abrazaderas pueden aflojarse, lo que permite que escape el aire y reste potencia al motor.

Acopladores

Si algunas de sus tuberías se mantienen unidas por acopladores, estos también podrían ser un posible sospechoso de la causa de una fuga de refuerzo. Un acoplador instalado incorrectamente podría permitir que el aire escape del sistema, e incluso una pequeña fuga podría provocar una pérdida de energía grave.

intercooler

Antes de que el aire comprimido de su turbocompresor vuelva a entrar en su motor, primero debe pasar por un intercooler.

Un intercooler toma el aire caliente producido por su compresor y lo enfría y le proporciona más oxígeno, lo cual es ideal para las condiciones dentro de su motor.

Si falla un intercooler, el vehículo experimentará muchos de los síntomas discutidos anteriormente, incluido un motor humeante, menor potencia y bajo consumo de combustible.

Cómo revisar el intercooler en busca de fugas

A continuación se presentan tres de las formas más comunes de verificar si hay fugas en su sistema:

  • Inspección visual
  • Escuche el silbido
  • agua y jabon

Inspección visual

Una grieta grande en su intercooler debe notarse con solo mirarlo. Una fuga que es detectable a simple vista probablemente robaría bastante energía a su sistema.

Escuche el silbido

Retire la válvula de admisión de su compresor y sujete de forma segura un trozo de PVC o tubería donde debería estar la admisión.

Bombee aire comprimido en el sistema y escuche la fuga. Un silbido o un gemido agudo debe acompañar la apertura.

agua y jabon

Si puede localizar la fuente de la fuga a simple vista u oído, cubra el sistema con agua jabonosa y bombee aire comprimido como se describe anteriormente. Las pequeñas burbujas causadas por el escape de aire deben revelar la fuente de la fuga.

¿Puede impulsar el motor de daños por fugas?

Los conductores que ignoran las fugas de refuerzo lo hacen bajo su propio riesgo. Una fuga de refuerzo significa que una cierta parte del sistema ya está debilitada.

Continuar haciendo pasar aire caliente comprimido a través de esa sección debilitada solo hará que se deteriore más rápido.

Eventualmente, esto podría conducir a una menor vida útil del turbo y del motor, que deben trabajar más para compensar la fuga.

¿Se puede conducir con una fuga de refuerzo?

Sí, pero eso no significa que sea seguro o sabio. Como se mencionó anteriormente, una fuga de refuerzo hace que cada parte de su motor de combustión interna trabaje más de lo que debería, y hacerlo durante un período prolongado generará problemas en el futuro.

¿Es costoso reparar una fuga de refuerzo?

Las reparaciones de fugas Boost varían en precio. Ciertas secciones del sistema son más costosas de reemplazar que otras. Además, un sistema más dañado necesitará más piezas.

Reemplazar los tubos probablemente le cueste alrededor de € 500 con piezas y mano de obra, mientras que reemplazar todo el intercooler probablemente cueste alrededor del doble de esa cantidad, dependiendo de los precios de las piezas y la mano de obra.

¿Qué sucede si no repara una fuga de refuerzo?

Si bien reparar una fuga de refuerzo puede costar unos cientos de euros, el costo de dejar desatendida una fuga de refuerzo puede hacer que los conductores sean mucho más que eso.

A medida que crece la fuente de la fuga original, podría reemplazar incluso más partes del sistema.

Si no se repara durante demasiado tiempo, es posible que sea necesario reemplazar todo el turbocompresor. Una fuga prolongada también podría provocar daños importantes en el motor, lo que hace que reemplazar el intercooler parezca una ganga.