Fumar en el automóvil después del cambio de aceite (5 razones + solución)

Actualizado el 30 de mayo de 2024

La vista del humo que sale de su vehículo después de un cambio de aceite de rutina puede ser bastante desconcertante. La expectativa suele ser un rendimiento mejorado y no un coche que se comporta como si estuviera en llamas. Sin embargo, antes de caer en pánico, es esencial comprender que varias explicaciones plausibles podrían ser responsables de que salga humo de su automóvil.

Su automóvil podría estar humeando después de un cambio de aceite debido a un derrame de aceite en el motor o en el sistema de escape, llenado excesivo de aceite de motor, uso del tipo incorrecto de aceite, un filtro de aceite defectuoso o instalado incorrectamente o problemas mecánicos más profundos.

Causas del humo después de un cambio de aceite y cómo solucionarlo

1. Derrame de aceite en el motor o sistema de escape

Un cambio de aceite puede complicarse. El derrame de aceite en el motor o las piezas de escape durante el proceso puede generar humo una vez que se enciende el automóvil. Esto se debe a que el aceite derramado se calentará y se quemará, lo que generará un espectáculo de humo debajo del capó.

Como arreglar

Si nota humo después de un cambio de aceite debido a un derrame de aceite en el motor o en las piezas de escape, primero deje que el automóvil funcione al ralentí durante un tiempo. Esto permitirá que el aceite se queme naturalmente. Vigile el indicador de temperatura para asegurarse de que el motor no se sobrecaliente. Una vez que el humo disminuye y finalmente se detiene, puede estar seguro de que el exceso de aceite se ha quemado.

Para evitar este problema en el futuro, al realizar un cambio de aceite, utilice un embudo para evitar derrames. Si se derrama aceite, límpielo inmediatamente con una toalla o trapo absorbente. Si es difícil de alcanzar, se puede usar un spray desengrasante para descomponer el aceite, que luego se puede enjuagar con agua (evitando las piezas eléctricas).

2. Llenado excesivo con aceite de motor

A veces, un cambio de aceite demasiado entusiasta puede resultar en agregar demasiado aceite a su motor. El aceite demasiado lleno puede derramarse en partes del motor donde no debería, como el cárter. Cuando esto sucede, el aceite puede volverse espumoso y provocar un exceso de humo.

Como arreglar

Si ha llenado demasiado el motor con aceite, es necesario drenar el exceso. Para hacer esto, deberá colocar una bandeja de drenaje debajo del tapón de drenaje de aceite, luego afloje con cuidado el tapón hasta que el aceite comience a gotear. Permita que el exceso de aceite se drene hasta que alcance el nivel correcto, que se puede verificar con la varilla medidora. Asegúrese de apretar bien el tapón de drenaje una vez hecho.

3. Tipo incorrecto de aceite usado

Cada automóvil tiene requisitos específicos en lo que respecta al tipo de aceite de motor que utiliza. Si se usó el tipo de aceite incorrecto durante el cambio de aceite, podría generar humo. Esto es especialmente cierto si se utiliza un aceite con un índice de viscosidad inapropiado.

Como arreglar

Si se usó el aceite incorrecto, deberá realizar otro cambio de aceite. Este proceso implica drenar el aceite actual (que se puede hacer como se describe en el punto anterior), reemplazar el filtro de aceite y luego llenar el motor con el tipo correcto de aceite como se especifica en el manual del propietario de su vehículo.

4. Filtro de aceite defectuoso o mal instalado

Un filtro de aceite instalado incorrectamente o completamente defectuoso puede causar fugas de aceite y generar humo. Si el aceite no se filtra correctamente, también puede provocar varios problemas en el motor, incluido el humo.

Como arreglar

Si el problema es el filtro de aceite, primero deberá quitarlo. Por lo general, esto se puede hacer a mano, pero es posible que necesite una llave para filtros de aceite si está demasiado apretado. Una vez retirado, inspeccione el filtro en busca de defectos o daños.

Si el filtro está defectuoso o se instaló incorrectamente, reemplácelo por uno nuevo. Antes de instalar el nuevo filtro, aplique una pequeña cantidad de aceite nuevo a la junta de goma; esto ayuda a crear un buen sello. Luego, atornille el filtro nuevo con la mano.

5. Problemas mecánicos más profundos

En algunos casos, el humo podría ser un síntoma de problemas mecánicos subyacentes más graves, como anillos de pistón dañados, problemas con la culata de cilindros o una válvula PCV que no funciona correctamente.

Como arreglar

Si ha abordado todas las causas comunes, pero el problema persiste, es hora de obtener ayuda profesional. Un mecánico certificado realizará una inspección minuciosa para identificar el problema, que podría ser cualquier cosa, desde anillos de pistón desgastados hasta una válvula PCV que no funciona correctamente. Recuerde, cuanto más espere para solucionar estos problemas, más daño se le puede causar a su motor. Si su automóvil continúa echando humo después de un cambio de aceite, es mejor no ignorarlo.

El color del humo importa

Puedes diagnosticar mucho simplemente observando el color del humo que sale del escape.

humo azul

El humo azul suele ser un signo de aceite quemado. Esto significa que el aceite está ingresando de alguna manera a la cámara de combustión de su motor, donde se quema junto con el combustible. El problema podría deberse a sellos de válvula desgastados, anillos de pistón dañados o una válvula PCV (ventilación positiva del cárter) que no funciona correctamente. Estos problemas a menudo requieren asistencia profesional para corregirlos.

Humo blanco

Si su automóvil emite humo blanco, a menudo es una señal de que se está filtrando refrigerante o anticongelante en la cámara de combustión del motor. Esto puede ocurrir debido a una junta de culata rota, un bloque de motor agrietado o una culata dañada. Estas son condiciones severas que requieren la atención inmediata de un mecánico. Sin embargo, tenga en cuenta que el humo blanco delgado a menudo es solo condensación del sistema de escape, especialmente en climas más fríos, y no es motivo de preocupación.

Humo negro

El humo negro suele ser un signo de exceso de combustible que se quema en el motor, lo que indica un problema con el sistema de combustible de su automóvil. Esto puede deberse a varias razones, como un inyector de combustible que funciona mal, un regulador de presión de combustible defectuoso, un filtro de aire obstruido o problemas con el sistema informático del motor. En general, el humo negro indica una rica mezcla de aire y combustible que no solo reduce la eficiencia de combustible de su automóvil, sino que también puede dañar el motor con el tiempo.

humo gris

El humo gris es un poco más complicado de diagnosticar, ya que podría indicar algunos problemas diferentes. Puede significar que su automóvil está quemando aceite, como humo azul, o que hay un problema con el líquido de su transmisión automática. Una válvula PCV atascada también puede generar humo gris. Además, si su automóvil tiene un turbo y ve humo gris, podría significar que el turbocompresor está fallando. Debido a estas posibilidades, el humo gris debe ser investigado por un profesional.

¿Con qué frecuencia debo cambiar mi aceite?

Como con la mayoría de las cosas, depende. La frecuencia de los cambios de aceite depende de varios factores, incluido el tipo de vehículo que conduce, la antigüedad del vehículo, el tipo de aceite que usa y sus hábitos de conducción. Pero hay algunas pautas generales que puede seguir.

Tradicionalmente, se recomendaba cambiar el aceite cada 3000 millas o cada 3 meses, lo que ocurriera primero. Esto se debió a las limitaciones del aceite convencional que se usaba en el pasado. Sin embargo, con los avances en los materiales del motor, la fabricación y la tecnología del aceite, muchos vehículos modernos pueden pasar mucho más tiempo entre cambios de aceite. La mayoría de los fabricantes suelen recomendar cambios de aceite cada 7500 a 10 000 millas o al menos una vez al año si no se alcanza el límite de kilometraje.

Los aceites sintéticos, que son cada vez más comunes, pueden durar aún más, y algunos fabricantes recomiendan cambios de aceite cada 15 000 millas o una vez al año para los vehículos que usan este tipo de aceite. Sin embargo, estas son recomendaciones generales y es posible que no se apliquen a su vehículo específico. Consulte siempre el manual del propietario de su vehículo para conocer las recomendaciones del fabricante sobre los intervalos de cambio de aceite.

Conclusión

En resumen, es seguro decir que detectar humo en su automóvil después de un cambio de aceite puede ser una visión estresante. Sin embargo, equiparse con el conocimiento sobre por qué esto podría estar sucediendo ciertamente puede aliviar algo del estrés. Ya sea que se trate de un problema simple como aceite derramado o sobrellenado, uso del aceite incorrecto, problemas con el filtro de aceite o algo más profundo como fallas mecánicas, cada uno tiene un remedio específico.

El color del humo también puede ser una pista útil, ya que le dice si se está quemando aceite, refrigerante, exceso de combustible o incluso líquido de transmisión. Mantenerse al día con un programa de cambio de aceite regular, como lo sugiere el fabricante de su automóvil, puede mantener a raya muchos de estos problemas.

Aquí tienes algunos artículos que te pueden interesar:

El automóvil está perdiendo aceite pero no hay fugas ni humo (causas y soluciones)

¿Por qué mi auto echa humo pero no se sobrecalienta?

Humo del convertidor catalítico (causas y cómo solucionarlo)

¿Por qué mi llanta echa humo? (Causas y Soluciones)