Costo de reparación de fugas de aceite: causas comunes y cómo repararlo

Cuando ve una fuga de aceite de la parte inferior de su automóvil, puede hacer que su corazón se detenga momentáneamente mientras reflexiona sobre cuál podría ser el costo de la reparación. Después de todo, el motor es una de las partes de un vehículo más caras de reparar. ¿El costo de reparación de fugas de aceite romperá el banco?

En este artículo, analizamos más de cerca los problemas que podrían causar una fuga de aceite. Además, examinamos las formas de reparar la fuga de aceite y examinamos los costos asociados con la reparación.

Costos aproximados de reparación de fugas de aceite

Reparar una fuga de aceite puede costar entre €100 y €2,000 o más. La amplia gama se debe a las numerosas causas de una fuga de aceite y también puede depender de la ubicación de la fuga. Además, el tipo de vehículo que conduce tiene un profundo impacto en los costos totales.

Si está cuidando bien el motor y realizando cambios de aceite regulares, hay menos posibilidades de que tenga que hacer reparaciones importantes. Es aconsejable gastar una pequeña cantidad de dinero en este mantenimiento con regularidad para ayudar a evitar costosas reparaciones del motor más adelante.

Causas comunes de fugas de aceite

1. Filtro de aceite degradado

El filtro de aceite es responsable de un gran número de fugas de aceite. Si bien no es común, la carcasa en sí puede dañarse y comenzar a tener fugas. La presión desde el interior del motor también puede hacer que se afloje con el tiempo, pero solo si no estaba lo suficientemente apretado en primer lugar.

También puede instalar el filtro de aceite con demasiada fuerza, lo que dañaría la junta. Además, si la junta vieja se pegara al motor durante un reemplazo, podría tener una fuga de aceite.

Este filtro es necesario para mantener los contaminantes fuera del aceite del motor antes de que se produzcan daños. En su mayor parte, si está cambiando el filtro a intervalos regulares, el filtro debería continuar haciendo su trabajo, pero también es posible que tenga uno defectuoso.

RELACIONADO: ¿Por qué mi auto pierde aceite? Causas comunes (y cómo solucionarlo)

2. Junta defectuosa

Las juntas se utilizan para mantener los fluidos en las áreas adecuadas del motor. Además, las juntas regulan por dónde fluye el aceite a medida que se transfiere por todo el motor.

Aún así, las juntas solo tienen una cierta vida útil. Se degradarán a medida que pase el tiempo, debilitándose hasta el punto de que el aceite pueda filtrarse. En general, esto no debería suceder antes de las 100,000 kilómetros, pero no es poco común si es duro con el motor.

3. Tapón de llenado de aceite roto

Si ve que se forman rápidamente charcos de aceite debajo del automóvil o cerca del motor, el problema podría ser el tapón de llenado adherido a la tapa de la válvula. Después de muchas kilómetros, este tapón de llenado puede romperse fácilmente cuando se quita o se afloja. También existe la posibilidad de que la persona que cambió el aceite se olvidó de volver a colocar el tapón de llenado de aceite después del servicio.

Afortunadamente, este puede ser uno de los problemas más fáciles de solucionar. Si no puede volver a ajustar la tapa, puede comprar una nueva.

4. Cantidad excesiva de aceite

Si acaba de llenar el aceite, es posible que un error menor haya causado la fuga. Cuando estaba llenando después del cambio de aceite, es posible que haya vertido demasiado. En este caso, todo lo que necesita hacer es eliminar el exceso de aceite.

También existe la posibilidad de que haya derramado algo durante el proceso. Usa un trapo para limpiar el desorden.

5. Sellos del cigüeñal defectuosos

En ambos extremos del motor, verá que el cigüeñal sobresale un poco. En estos puntos de montaje, hay sellos que evitan que el aceite salga del motor. El cigüeñal contiene sellos delanteros y traseros.

Si el sello del cigüeñal delantero tiene fugas, el aceite se notará hacia la parte delantera del motor, junto a la correa. De lo contrario, si ve aceite entre el motor y la transmisión, podría deberse al sello trasero del cigüeñal.

Cómo reparar una fuga de aceite

1. Determinar la causa

Debido a que una fuga de aceite puede ser causada por muchos problemas, deberá realizar un trabajo de investigación para averiguar qué está sucediendo. Métete debajo del auto e inspecciona los sellos primero.

También puede verificar que el tapón del cárter de aceite esté instalado de forma segura. Si conduce un automóvil más viejo, es posible que esté lidiando con múltiples fugas de aceite que se han convertido en un problema mayor.

2. Usa un Aditivo

Dependiendo del caso, un aditivo para fugas de aceite podría ser la solución. Estos productos acondicionan los sellos de goma y pueden hacerlos más flexibles para una mejor retención.

Sin embargo, los aditivos pueden tardar algún tiempo en funcionar por completo. Es aconsejable probar esta opción si la fuga es mínima y tiene un poco de tiempo libre. Siempre recomendamos reparar la fuga correctamente, sin embargo, si tiene un automóvil muy viejo que no vale la pena gastar dinero, puede probar esta alternativa:

RELACIONADO: Los 8 mejores aditivos para detener fugas de aceite en 2024

3. Manual de servicio de referencia

Antes de comenzar a reparar la fuga de aceite, es importante consultar el manual de servicio de su vehículo. En algunos casos, encontrará que la reparación es fácil de hacer en casa.

Otras veces, la solución puede ser demasiado complicada para que la hagas por tu cuenta. En estos casos, lo mejor es buscar la ayuda de un profesional.

4. Ponte a trabajar

Para muchas de las reparaciones más sencillas, solo necesitará algunas herramientas manuales, un gato de piso, soportes de gato y una llave dinamométrica. Asegúrese de tener todo el equipo necesario antes de comenzar.

Si está asegurando pernos, debe apretarlos según las especificaciones de fábrica correspondientes. Consulte su manual de servicio durante toda la reparación.

5. Pruebe el vehículo

Si crees que el problema está reparado, es hora de revisar tu trabajo. Verifique el nivel de aceite y rellénelo si es necesario. A continuación, arranque el motor y abra el capó. Mientras el vehículo está funcionando, revise el motor para ver si hay fugas de aceite.

Una vez que el vehículo haya estado funcionando durante un breve período de tiempo, puede moverlo ligeramente. Esté atento a cualquier aceite nuevo que se acumule en su área de trabajo. Si hay aceite, debe continuar trabajando en la fuga. De lo contrario, es hora de sacar su automóvil para una prueba de manejo para asegurarse de que todo parece correcto.

Recuerde que el mantenimiento siempre es mejor que la reparación y menos costoso. Si cuida su motor, es menos probable que tenga que lidiar con fugas de aceite en primer lugar.